<$BlogRSDUrl$>

viernes, septiembre 23, 2016

Cecil Taylor. Problemas en los dedos. 



Repasaba el libro de Leroi Jones sobre el Free Jazz publicado en Argentina por Caja Negra, y me encontré con esta frase al final de su texto sobre el album "El mundo de Cecil Taylor":

“Una nota final. Hay algunas personas que dicen últimamente que no pueden ‘chasquear los dedos’ con la música de Taylor (o la de Ornette Coleman etc.). A esas personas solo les puedo decir: tienen algún problema en los dedos” (Leroi Jones, también conocido como Amiri Baraka , 1962).

Y luego recordé que en 2 y 3 Dorm habían publicado algo sobre Taylor, y agregaron más cosas en su blog, tomadas de una entrevista de 1968:

1. El otro lado de la linea del tren.
Pregunta:
¿Qué tocaba tu padre? ¿Tu padre tocaba algún instrumento?
Taylor:
Tocaba ollas y sartenes.
Pregunta:
¿Tu madre tocaba?
Taylor:
¿Te refieres a la música? Bueno, todo es música, ¿no? La manera en la que uno cocina el pan, prepara los platos que comemos… puede ser algo que provoca a los sentidos a crear eso que coloreamos al llamar emociones.
Un instrumento es solo un objeto. La música viene de adentro. El instrumento es una herramienta que hace un lenguaje en particular.
Pregunta:
¿Qué estudiaste?
Taylor:
La gente.
El estudio hay que dividirlo en dos categorías: ese de la academia, y ese que viene de las areas que están comúnmente ubicadas al otro lado de la linea del tren. En este caso en particular las lineas del tren estaban ubicadas a las afueras de Boston en un pueblo llamado West Medford, y ahÌ yo escuché otras músicas.
Pregunta:
¿Había un conservatorio al otro lado de la línea del tren?
Taylor:
No. Nunca hay conservatorios al otro lado de la línea del tren.
Pregunta:
¿Qué había al otro lado de la línea del tren?
Taylor:
Mmm… pasto y árboles.
Pregunta:
¿No había gente?
Taylor:
Bueno, hay gente en todos lados, pero eso no es generalmente aceptado, pues el enunciado parece implicar que existirían las mismas condiciones… pero hay gente y hay gente.
Pregunta:
En ese caso, ¿qué piensas de la música de músicos como Stockhausen?
Taylor:
Él no pertenece a mi comunidad.
Pregunta:
¿Qué piensas de JS Bach?
Taylor:
Él tampoco pertenece a mi comunidad.
Pregunta:
¿Qué piensas de John Cage?
Taylor:
Él no pertenece a mi comunidad.
Una de estas personas puede vivir en Nueva York, pero no tenemos el mismo gusto. No leemos los mismos libros, no comemos la misma comida, no bailamos los mismos bailes. Mi comunidad, como dije antes, proviene del otro lado de la línea del tren.
Es necesario que hagamos algunas distinciones. Una cosa interesante que sucede es que aunque podamos vivir en el mismo tiempo o lugar no nos son concedidos los mismos medios que a otras personas se les conceden. Esto es verdadero, sin duda, en el plano económico, también es cierto con respecto a la educación y es evidentemente verdadero socialmente. Ahora, cualquier cosa que elija tomar, usar o a la que solo esté atraído, la realidad es que existe la separación. Esto es todo lo que intento decir.
Las personas llamadas negras o afroamericanas hemos tenido una situación muy particular de la que salir. Somos los hombres invisibles. El arte alimenta y nutre el espíritu y es esencialmente independiente en su forma final de negación.
2. El invento.
La música está preocupada de la manifestación de las aspiraciones, y eso tiene que ver con vivir. Esas músicas que considero negativas ya no las conozco.
La improvisación proviene formalmente de la tradición, y se vuelve una acción en la simultaneidad de las ideas y los sentimientos.
Técnicamente hay algunas cosas como que los dedos tienen que estar calientes para poder tocar. Hay una mínima cantidad de preparación necesaria para hacer esto. Para esta música en particular hay una situación mínima que debe suceder para… para establecer la emoción que tu quieres que ocurra.
A diferencia de la música escrita per se, la música de la jerarquía, de la tradición occidental, donde un hombre como Stravinsky podría ser considerado un dios, nosotros no nos vemos en la necesidad de mirar la nota que es un símbolo del sonido musical.
El problema con la música escrita es que divide las energías de la creatividad. En otras palabras, en lugar de que mi mente esté dividida mirando la nota musical, mi mente está escuchando la nota, tocando la nota, combinando la acción, haciendo una cosa de la acción. Escuchar es tocar, la música no existe en papel.
No separo las músicas. Siento que uno debe absorberlas. Digerirlas. Comerlas. Sí, el uso es… lo que sea que uno elija hacer con eso.
¿Cómo se puede componer sin reconocer la pertenencia a una tradición? Toda la música que he escuchado pertenece a una tradición.
Solo creo música para que sea escuchada, para cualquiera que quiera escuchar.
La pasión es la meta.
3. Ambitus.
Todos están sufriendo. Eso es lo que resulta tan raro. Todos.
Jimmy Lyons: el tono es una sugerencia… un material con el que empezar.
Andrew Cyrille: luego de que la melodía es… “introducida” comienza la sección improvisada. Con respecto al ritmo, a la batería, algunas veces unas melodías sugieren la improvisación y otras que algo se repita constantemente. Tendrías que escuchar diferentes melodías y piezas para entender verdaderamente lo que quiero decir. Por ejemplo, esta pieza en el comienzo me sugirió hacer ciertas cosas improvisadas y cuando algunos motivos fueron enunciados habían cosas más específicas por hacer. Podría volver a esas mismas cosas si la pieza fuera tocada nuevamente.
La improvisación es una cosa y otras cosas son otras cosas. Eso es obvio, ¿no? La improvisación significa cosas en particular a diferencia de una “forma preestablecida”… una forma en el sentido de, por ejemplo, la piel que cubre tu cuerpo. Lo que él dijo no implica que durante una improvisación él haría la misma cosa dos veces. Él simplemente señaló que al reconocer un motivo quizás haría la misma cosa. Un motivo. En esta pieza en particular hay distintos motivos, distintos motivos que son el mismo pero se tocan de diferentes formas. Pero por supuesto, incluso esta pieza tiene varias partes en el comienzo y eso que escuchaste es solo el comienzo. El punto es que tienes que entender esta música en los términos de la tradición del jazz que has escuchado antes, esto puede servirte de guía. El quehacer musical es un intento por encarnar todo lo que uno ha aprendido y experimentado como positivo. En otras palabras, uno va tratando de transformarse en algo más grande, más amplio, mejor, pues uno está preocupado de crear.
Yo no divorcio las teorías de los haceres. Si dije que la improvisación es una cosa significa que cuando toco es la misma cosa. Dije que la improvisación proviene formalmente de la pasión y es condicionada por el conocimiento. Siguiente pregunta.

————————————————–
Tomado de: Les Grandes Répétitions.
Traducción/transcripción: JM / 2&3DORM

Etiquetas: , , ,


viernes, septiembre 16, 2016

Tren corto/Damaged Goods/PUMA m.r. 

El escudo patrio tiene un cóndor y un huemul. Dos animales que casi nadie ve. Es más frecuente encontrarse con palomas y quiltros y perros policiales. Eso pondría yo en el Escudo de este país: una paloma de la Plaza de Armas (de esas a las que les faltan varios pedazos de pata) y un perro del OS-7, OS-9,  o del SAG, o mejor aún: Don Graf.

“Tren corto: avanzen! Tren corto: avanzen!”. La masa humana se desplaza al trotecito hacia el centro del andén en Tobalaba. El libro de Greil Marcus es demasiado gigante para poder usarlo como libro de bolsillo en el metro. Pero no puedo parar de leer lo que dice de Gang of Four “Lo que se escucha en la telenovela de “Damaged Goods” es alguien luchando contra el caos, tratando de ver más allá de él hasta sus fuentes, alcanzando un instante de claridad, para después volver a caer, aceptando la mentira como norma de vida, como se supone que son las cosas. Capas de falsa consciencia van cayendo una a una, solo para reformar y recuperar a los sujetos de la canción”…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………….



Ya en la calle, veo a un malabarista de esquina, ataviado con sombrero tricolor, y polera roja de la selección chilena. En esa polera no sale ni un huemul ni un cóndor, sino que el puma de “PUMA” M.R.

En junio de este año divisé un puma entrando a las Torres del Paine. Hermoso animal. Nadie más lo vio.

La marca PUMA….Recuerdo exactamente el día que descubrí que existían marcas de ropa. Fue en 1985. Yo iba en segundo medio. Antes de eso, para mí la ropa era un utensilio de uso cotidiano proveído por los padres. La única que me había llamado la atención hasta ese momento eran poleras de Iron Maiden, mi banda favorita del momento. Compré una en la calle, en Valparaíso, y después un ex vecino en La Serena me dijo: “esas la usan hasta los cumas ahora”. En el segundo medio del British School, colegio donde estudie ese puro año y donde de entrada ya era discriminado por el cuiquerío, dado que me habían permitido estudiar ahí pagando la mitad del arancel gracias a gestiones de mi profesor de flauta traversa, que se encargó de promocionarme como un talento especial que merecía ser apoyado. Y ya estaba saturado de religión salesiana y educación 100% masculina. Unos “amigos” una tarde me hacen ver que yo “no visto bien”. Y me explican la diferencia: “Mientras nosotros usamos LEVI´S etiqueta roja, zapatillas PUMA y parkas MONTAÑA, tú tienes un jean Robert Lewis, zapatillas POWER y una parka DIJON. ¡Qué ordinario!”. Hasta ese momento, nunca me había fijado en que habían distintas marcas de ropa, y menos que hubiera un complejo sentido social asociado a cada una de ellas. Llegué a mi casa preguntando por qué no me compraban pantalones LEVI´S, y me dijeron: “porque no alcanza”.

Años después, a mediados de los 90, fue bastante grande mi sorpresa cuando me di cuenta de que los jóvenes de la escena hardcore estaban dispuestos a ahorrar para comprarse las mismas zapatillas que lucía Ian MacKaye en no se qué portada de un disco de Minor Threat. Y yo que veía al hardcore punk como un vehículo de resistencia política y cultural…

En la Torre 4 la cárcel de Puente Alto, donde hice una investigación para mi Tesis de Grado hacia 1997, los jóvenes lumpenes allí acopiados se extrañaban de mis zapatillas POWER; y me decían. “Tío, anda mal de zapatillas? Le podemos conseguir unas buenas”.

El PUMA simboliza a Chile, sí. Pero no el libre y salvaje animal de la Patagonia, sino que el que identifica una marca por la cual los jóvenes están dispuestos hasta a matarse.


"A veces pienso que te amo, pero en verdad es sólo lujuria" (Damged Goods). 

Etiquetas: , , ,


miércoles, septiembre 14, 2016

Post Qué? 



Greil Marcus en Escritos sobre el punk (libro que leí en inglés hace 22 años, y que ahora está disponible en español, o más bien…en argentino), dice que mientras el punk afirmaba “la vida es una mierda”, el postpunk se preguntaba “¿por qué la vida es una mierda?”. O algo así.

Razonable. En cambio, nunca he entendido bien por qué Simon Reynolds llama “postpunk” a bandas que incluso son cronológicamente anteriores al primer LP de Ramones, fechado en 1976 (Devo, Throbbing Gristle, This Heat…). Algo más claro me queda leyendo su libro “Después del rock”. Su uso de los términos no apunta a algo cronológico, sino a si se miraba hacia el pasado del rock and roll, o hacia el futuro, y yendo mucho más allá de los estrechos límites de éste. 

Ono sería protopunk, mientras Eno sería protopostpunk.

Adicionalmente, recién al leer el subtítulo de “Después del rock” (Psicodelia, postpunk, electrónica y otras revoluciones inconclusas) caí en cuenta de que el título del documental “Hardcore: la revolución inconclusa” no era muy original. En fin. Cuestiones del Posmodernismo.

A propósito de citar/homenajear nombres, creo que en ese documental se aclara bastante bien-por lo que recuerdo- el origen del nombre “Disturbio Menor”: era una mezcla de homenaje al primer EP de Teen Idles, que fue el disco 001 de Dischord records, con una afirmación vital para esa época impresionantemente fome y oscura que fueron los 90. El llamado a seguir agitando, aunque fuera en disturbios de poca envergadura, negándose a aceptar el tan proclamado “fin de la historia”. En ningún caso era una adaptación del nombre Minor Threat (amenaza menor) como pensaban muchos.
--
Ya sabemos que en el mundo patas arriba en que vivimos casi todas las palabras tienen significaciones contradictorias, y en general se usan en el sentido más falso e invertido posible. Pensemos por ejemplo en la anarquía, que se entiende por lo general como mero desorden, o comunismo, que se liga aún a un partido de estado y su ideología, y no a la sociedad sin Estado que era su significado original y profundo.

Lo mismo pasa cuando se habla de esta sociedad como “materialista”, haciéndole el juego así al idealismo filosófico, y enviando a muchos de los supuestos críticos en una loca carrera hacia diversas formas de misticismo por lo general de raíz oriental…denunciando a la “razón” como una creación occidental y olvidando que es precisamente en el carácter “inmaterial”, metafísico del valor y el dinero donde reside el absurdo fundamental de la sociedad productora de mercancías.  


Como dijera Teddy Adorno: esta sociedad es racional en sus medios, no así en sus fines.

Etiquetas: , , ,


martes, septiembre 13, 2016

Pop Group/Metro/Lacrimógenas 



1.- Bandas similares a The Pop Group?

Mmmmmmm. En rigor, diría que no. Ni siquiera la banda posterior de Mark Stewart, The Maffia, se le parece mucho. Pero alguna vez sentí que los Alternative TV, sobre todo en su segundo álbum, Vibing up thesenile man -con Genesis P-Orridge  de Throbbing Gristle agregado a la formación-, tenían bastante en común. Tal vez porque en ese álbum ATV hace evidentes las influencias del free jazz…

Otra vez, de hecho hace poco, puse la aguja en el lado A de su LP “For how much longer….” -que me fuera obsequiado por un viejo camarada cuando cumplí algo así como 33 años (él encontró esa joya cachureando en el Persa frente a La Perrera)-, y de inmediato súbita y repentinamente mi cerebro musical (que debe ocupar como el 70% de mi cabeza) hizo unas conexiones espontáneas y me hizo exclamar: “¡Mierda! ¡El Grupo Pop se parece asombrosamente a la banda australiana La Fiesta de Cumpleaños!¿O más bien al revés!¿Cómo mierda no me di cuenta nunca antes? ”. Y después, justo en los días en que descubrió ese maravilloso número del Pop Group en el programa belga 80sGeneration, descubrí también en youtube un breve trozo de entrevista donde NickCave habla de la influencia del Pop Group en general, y particularmente de “Weare all prostitutes”.
Así que eso es cuanto podría decir al respecto.

2.- Más sobre andar en metro.

Una de las cosas más difíciles de realizar es tratar de avanzar desde los vagones posteriores del metro, cuando llega por la Línea 5 a estación Tobalaba, y avanzar en dirección a las escaleras que permiten hacer el cambio hacia la Línea 1, dirección San Pablo. A veces en la mañana uno se encuentra con una legión de funcionarios de Metro S.A. que se instalan entre los vagones y la línea amarilla, impidiendo que uno pase por ahí e impulsándote por la fuerza a chocar con la marea de proletarios que se dirige hacia la Línea 1 dirección Los Dominicos. Esa es la inmensa mayoría de proles posmos que viene desde Santiago Sur. Uno debe desarrollar el arte de caminar entre ese muro de vigilantes y la marea que va en la otra dirección, hasta llegar al fondo, donde dos escaleras mecánicas y dos escaleras tradicionales. Para sentirme menos masa, subo a saltos por la última escalera, la menos usada.

3.- Lacrimógenas.

Hotel en Callao con Corrientes. Piso 17. Mi hijo despierta muy temprano en la mañana y me dice: “Hay como una marcha allá abajo”. Me asomo a ver, y le digo: “Sí, son del movimiento Barrios de a pie”.

Él sigue observando muy atento, y luego me pregunta: “¿Y por qué la policía no les está lanzando bombas lacrimógenas?”.  

Etiquetas: , , ,


miércoles, agosto 31, 2016

La ira de los caballos (o los caballos de la ira) 




Un caballo, en jerga carcelaria o canera es _________________ (defina Ud. mismo).

Servando Rocha, de la editorial La Felguera, recomendado hasta por el famoso "historiador oculto" de $hile lindo S.A., haría bien en leer a Marx antes de ir y escribir semejantes documentos de barbarie como el que se aprecia con claridad al referirse a la teoría marxiana del valor en las primeras líneas de este escrito fechado en el año 2009.

El problema en realidad sería, si lo leyó....Pues en este caso habria que declarar como un profundo error de los situacionistas su fórmula que decía "imbéciles, podéis dejar de serlo: lean a Marx".  

En fin, aparte de Simon Reynolds -que en su libro "Hacer mierda todo y volver a empezar"  dedica unas buenas páginas a la historia del Pop Group dentro de las numerosas y estimulantes aventuras y luchas del partido de la humanidad joven, en el plano sociosicogeográfico-musical en diversas ciudades anglohablantes, (o sea, en otras palabras, la historia del punk-postpunk) siempre comparando una pareja de bandas de cada momento/lugar: en ese caso, tratando a la vez de ellos y las Slits ((uno de los peores tarados que he conocido en mi vida iba por el mundo diciendo entre otras cosas que Slits era la peor y más ridícula banda supuestamente ponk)) (((puro machismo y mal gusto: en cambio, encontraba unas guachitas ricas a las L-7)))-, sólo conozco este texto de Rocha acerca de la banda POP. Una de las mejores en la enorme banda sonora de la revolución o lo que quedaba de ella y los que la querían tanto, a fines de los 70, justo antes de la derrota total del segundo asalto.

Va el texto (léalo, pero "con beneficio de inventario"):

-Y
-Por cuanto tiempo más toleraremos el asesinato en masa
-Todos somxs prostitutxs, todxs tenemos un precio.
-Ella está más allá del bien y del mal


-------


(S. Rocha sobre el Pop Group. La Felguera N° 12,
los tigres furiosos son más sabios que los caballos de instrucción)


El mundo de los objetos resulta a veces confuso. Sin entrar a describir tales objetos como la definición marxista de las “cosas” -aquellas mercancías que son tales por el hecho de que sobre éstas opera un acto de cambio- podemos extender esta transmutación al mundo de los acontecimientos. El juego de las apariencias busca esta metamorfosis. Persigue recorrer un camino. ¿Es un disturbio callejero de una performance salvaje? ¿Fueron los campos de concentración nazis la cruenta expresión en forma de gigantesco happening de un artista acomplejado como Hitler? Y la pregunta que verdaderamente nos ocupa aquí: ¿Qué papel debe atribuirse a una banda como The Pop Group en la historia del rock and roll? Me refiero a la Historia, a la memoria colectiva. Y ello si tenemos en cuenta la fecha crucial en la que emerge la banda (comienzos de 1978) y el hecho de construirse a sí misma mediante la radicalidad sonora más dura: fuertes bases de bajo, gritos y aullidos que se retorcían y que nos interrogaban diciendo: “¿Durante cuanto tiempo más toleraremos este asesinato en masa?” (tema de su mismo título), textos cuya conciencia sobre el mundo contemporáneo son difícilmente superables, y una música imposible de repetir.

Es más ... ¿Cuál debe ser nuestra perspectiva cuando introdujeron el tribalismo, el baile sincopado y la fiebre a unos ritmos que se mostraban ya agotados? En efecto, The Pop Group, con ese “idealista extremo” llamado Mark Stewart, ataviado con chaquetas funk con hombreras, pantalones anchos, camisas arrugadas y zapatos de baile, eran maestros de la alquimia. Su quehacer era el de un inconfesable rito. Su mensaje, igualmente, era demoledor: “El capitalismo es la más bárbara de todas las religiones” (de su tema “We are all prostitutes”).

Las creaciones dejan de ser del creador desde que se entregan, se dicen y se observan. A partir de ahí surge algo distinto cuyo resultado, si se plantea de una manera sorprendente y transgresora, es un experimento, algo cuyo resultado se desconoce a priori, es decir, es anárquicamente incontrolable. The Pop Group, en la línea de las vanguardias como el dadaísmo, surrealismo o fluxus, buscó el resultado inesperado.

En cierta medida, estamos ante una especie de actividad alquímica que busca la transformación de las cosas hacia estadios superiores o distintos. Esta suerte de alquimia comparte la visión que tiene la fantasmagoría, según la cual la puesta en escena de varios actores que se mueven bajo enigmáticas y grandes sombras, y las escasas luces, provocan en el espectador un efecto de perturbación, convirtiendo el acto en otra cosa. Crean la imagen distinta de algo que, al contrario, ya es porque así se percibe como tal.

A mediados de los años setenta la decadencia del rock progresivo no sólo se manifestaba en la gestación de un nuevo modo de ver la vida y el mundo, en general y de la música en particular, sino que abarcaba todo un sinfín de nuevas pautas juveniles y modos de vida que significaban ruptura. Ésta fue la generación que abrazaría lo que poco tiempo después se denominó como “punk”. Pero Bristol no era Londres. En Bristol, una generación de jóvenes imitaba con su imagen la estética de los años cincuenta y buscaba incansablemente los mejores discos de funk entre las estanterías de las tiendas de discos.

El puerto de Bristol traía aquella música producida mucho más allá, mientras en Belfast los irlandeses nacionalistas eran exterminados por el ejército británico. Era un paisaje de guerra en medio de una ciudad que carecía de una industria musical fuerte. Esa carencia de la infraestructura que sí disfrutaban Londres o Manchester tenía, como contrapartida, permitir a la gente “aislarse durante el tiempo necesario y desarrollar su sonido”.

Definitivamente, los setenta habían surgido entre pésimas noticias, justo después de abandonar los londinenses la protesta estudiantil que surgiera tras el mayo francés. Distintos hechos conmocionaron a la opinión pública. En este sentido, la Facultad de Económicas de Londres y Escuelas de Bellas Artes, como la de Guilford, habían sido ocupadas por los jóvenes. De aquello, un puñado de años después casi no quedaba rastro alguno, salvo nostálgicos retazos salpicados en la prensa underground. La calle vibraba entre las leyes anti-inmigración decretadas por el Gobierno y la protesta de los mineros. Pero no habían utopías en Inglaterra o, al menos, así lo parecía.

Ante ello, The Pop Group expresó el estado de las cosas de una manera directa, atacando a la alienación al señalar que “la tolerancia es una máscara de la apatía”, toda vez que “el agotamiento es una política diaria (...) Nuestra inacción frente a su asesinato y esclavitud es un violento crimén” (de su tema “For how much longer do we tolerate mass murder?”). Esa alienación atacada por la banda respondía a la crítica de la vida cotidiana que había surgido en los inmediatos años tras la Segunda Guerra Mundial por parte de filósofos heterodoxos como Henri Lefebvre y, posteriormente, los situacionistas, entre otros. “La tolerancia es, en efecto, falsa, porque en realidad ningún hombre ha debido ser jamás tan normal y conformista como el consumidor”. En efecto, la opresión que denunciaba la banda era la de una sociedad de consumo y sus implicaciones en orden a tener todo bajo control. Incluidos los artefactos culturales. De ahí su sentencia en torno al barbarismo capitalista, según la cual “todos tenemos un precio y tú aprenderás a vivir en la mentira. Agresión, competición, ambición, consumo fascista. Las tiendas de ropa son las nuevas catedrales y nuestros coches son los mártires de la causa” (de “We are all prostitutes”). Su mirada era, por supuesto, romántica: “La idea del amor incondicional como un arma revolucionaria (...) te daba esperanza en un mundo mejor, te daba idealismo y energía”, afirmó Stewart.

En el funk se buscaba la definitiva muerte del progresismo musical y de los años del sopor y aburrimiento impuestos por sus mayores. Al menos en cuestiones de tipo estilísticas. Sus implicaciones eran mayores. Asiduos a los clubs de funk, Mark Stewart y los futuros miembros de The Pop Group, con tan sólo catorce o quince años, bailaban las canciones de Funkadelic o T-Connection mientras que fuera, en las duras calles, se vendían tabloides repletos de malos augurios: recesión económica. “Generalmente, nosotros éramos los únicos chicos blancos en esos clubs (...) Nos pasábamos toda la noche hablando, discutiendo y fumando hierba”, según Stewart. Bajos potentes y gruesos, líneas dinámicas de batería y voces tratadas con efectos eran las cadencias que imponía el funk. En un plano subcultural, la alianza entre rastafarismo y punks se expresaba en el lugar común de ambos, el cual no era otro que la lucha contra el mundo (Babilonia), el exilio forzoso y la resistencia cultural contra la hegemonía cultural.

Las cosas empezaron a cambiar en Bristol cuando la tienda “Sex” de Malcolm McLaren abrió sus puertas en el barrio londinense de King's Road. Muchos jóvenes de Bristol aparecieron vistiendo unas ropas absolutamente extrañas para la tradición de clubs que existía en Bristol cuya banda sonora era, sin lugar a dudas, el poderoso funk con George Clinton y sus psicodélicas letras a la cabeza. Pero, para el inquieto Mark Stewart, no existían diferentes estilos y cuando a esa nueva música y estilo se le llamó punk afirmó que para él “Sly Stone y George Clinton eran punks (...) Nunca hice esa división”. Ese tipo de ropa de inspiración sadomasoquista y provocadora de “Sex” era consumida, no sólo por los chicos blancos de la ciudad, sino también por algunos negros. Todo sucedía muy rápido.
Funk y dub emergían en medio de la escena musical inglesa, una escena que había encontrado en Don Letts (el responsable de, tiempo después, convertir a John Lydon, de Sex Pistols, en un amante del reggae y dub negros) a uno de sus pioneros, al menos en Londres. En aquella ciudad, Don Letts había pasado de ser un acérrimo fan de The Beatles (uno de los pocos negros que paseaba con orgullo esa afición por Londres) a escuchar día tras día todos los vinilos de reggae que caían en sus manos. En parte, toda aquella tradición partía de los mods y skinheads que tenían las distintas recopilaciones del sello Trojan Records como uno de sus principales referencias. Una de éstas, “The Reggae Chartbusters”, había mezclado distintos artistas de ska, reggae, rocksteady y dub del momento. El reggae era la música más declaradamente rebelde de la época y jóvenes como Don Letts la abrazaron y lo hicieron en una ciudad como Bristol, el territorio más cercano a Jamaica (si omitimos Gales). El mestizaje pertenecía a la propia identidad de la ciudad, acostumbrada a renombrar un pasado que contemplaba un fuerte comercio de esclavos y que tuvo en su importante puerto uno de sus epicentros.

Pero Bristol era una ciudad distinta, aunque toda Inglaterra oliera al Frente Nacional y los choques callejeros con grupos antirracistas resonasen con violencia interrumpiendo la normalidad. La transformación de la escena de Bristol en una emergente ciudad con brillantes bandas punk estaba en marcha. Siouxsie and the Banshees y Slaughter and the dogs empezaron a sonar en los clubs y muy pronto los primeros punks comenzaron a reunirse en locales de Bristol, como el pub The Crown, en el Old Market.

The Cortinas fueron un importante precedente. La banda mantenía con Mark Stewart una muy buena amistad. The Cortinas habían tocado como teloneros de Patti Smith y, tras las pertinentes presentaciones, Stewart los acompañó para ver a The Clash en directo. Era octubre de 1976. Patti Smith recibía asombrada y sorprendida la información acerca de lo que estaba sucediendo en Londres en boca de aquellos jóvenes, porque para ella aquello era totalmente nuevo y distinto de la post beat generation que era la escena neoyorkina con Richard Hell, o ella misma, al frente, o con los ruidosos y energéticos Ramones creando escuela. Para Stewart, la visión durante esa fantástica noche de Paul Simonon, bajista de The Clash, con llamativos adhesivos en los trastes del bajo para poder tocar las canciones fue una auténtica revelación. Los diminutos adhesivos eran marcas que indicaban las notas de las canciones. Ya nada iba a ser igual, porque virtuosismo ya no era sinónimo de tocar en una banda, de hacer vibrar a un público que se comportaba como si el mundo se fuera a acabar mañana mismo, cuando se despertasen con el cuerpo totalmente molido y con una sonrisa en la cara.

Obviamente, el nombre de The Pop Group no indicaba una admiración concreta hacia el pop. De acuerdo, se tomaba la subversión pop como punto de partida cuando el punk comenzaba a arrancar, pero al comienzo el grupo realizaba versiones de Modern Lovers o T-Rex. Quizás era un distanciamiento de una escena punk que en 1978 empezaba a ser una parodia de sí misma. Para Mark Stewart (voz), John Waddington (guitarra), Bruce Smith (batería), Gareth Sager (guitarra, saxo y piano) y Simon Underwood (bajo) el rock and roll significaba “tomar conciencia con la realidad (...) Era una celebración de la conciencia”, tal y como declararon a la revista New Musical Express. Pero The Pop Group estaban llamados a destruir sistemáticamente cualquier límite a la creación, tanto en sus problemas estéticos como en los meramente musicales. En sus canciones se puede apreciar con violencia la cacofonía y deconstrucción del lenguaje del pop hacia terrenos próximos a lo tribal, al free jazz y el sonido dub. Todo ello bajo una omnipresente y radical denuncia política, a través de unos textos brillantísimos. Estas líneas son las que están impresas en un tema como “Amnesty International Report on British Army Tortures of Irish Prisioners” en donde sobre una base de free jazz Stewart pasa a leer el informe de la organización sobre los distintos y numerosos casos de abusos sobre la población norirlandesa.

Bandas como The Clash, Crisis o Tom Robinson Band habían profesado su adscripción política comunista o trotskista en distintos espacios y lugares. La prensa y, sobre todo, su participación en los multitudinarios conciertos a beneficio de la Liga Antifascista del Reino Unido, lograron crear la sensación de un tipo de punk ultramilitante. Pero aquello no fue sino el resultado lógico a lo que sucedía en las calles inglesas. The Pop Group rápidamente se colocaron en primera línea de aquellas banda políticas, incluso superándolas. Atrás quedaban los primerizos conciertos en fiestas universitarias en donde tocaban varias versiones de gente como T. Rex. No obstante, no pasaría mucho tiempo hasta que la banda fue adquiriendo su sonido característico, acompañando a bandas como Pere Ubu, lo que condujo a que la prensa musical los calificase como avant-garde.

El interés de la banda no era el viejo sonido del rock and roll, aunque lo tenían en cuenta, porque su mirada estaba en otras latitudes y épocas. Al igual que bandas afines a ellos como Cabaret Voltaire, emplearon el ruidismo y la experimentación de la música concreta de gente como Pierre Henry, un compositor francés de los años cuarenta, cuyo material reprodujeron en algunos de sus shows.

La banda hizo uso de ideas propias de los situacionistas franceses (vía Sección Inglesa de la Internacional Situacionista / King Mob), del teatro callejero o guerrillero, las distintas expresiones del agit-prop, del punk más ortodoxo, el happening y las filosofías que potenciaban la libre sexualidad y la liberación individual, como Wilhelm Reich.

En “She is beyond good and evil” (1979, Radarscope Records) se percibe esta pasión por lo rítmico y por cierta forma de primitivismo salvaje que rompe con el tópico de una África al borde de la locura o sumida en la enajenación. En estos momentos ya están plenamente presentes los nombres de sus referentes musicales: Last Poets, Sun Ra, The Clash o Miles Davis.

En 1979 la situación iba a empeorar y con aquellos vientos llegó también la hora de endurecer el discurso. El gobierno de la dama de hierro, de la ultraconservadora Margaret Thatcher, restringía los gastos sociales y sanitarios, la lucha de los mineros se endureció y comenzó un periodo de importantes huelgas.

Y, su primer disco, fue considerado como uno de los trabajos más políticos jamás creados. Es un álbum definitivo, imprescindible. Dub, disco-funk y rock a partes iguales comparten escenario en una diatriba contra la sociedad occidental, contra toda la civilización. Es, ante todo, una llamada a la movilización individual contra el gobierno, pero también contra uno mismo, algo que parece repetir la frase de 
Allen Ginsberg acerca de “derribar cualquier reserva y garabatear versos mágicos brotados de mi auténtico espíritu”. En cierta medida, el gran interés expresado por la banda acerca de las civilizaciones africanas y el tribalismo es un intento por subvertir el modo en que visionamos y contamos el mundo. Parecía una invasión cultural o un intento de hacer penetrar algo inesperado y perturbador, ante la previsibilidad del rock and roll. De hecho, “Y” perturba en su caos y versatilidad, pero de un tipo hiperviolento e hipnótico.

Su grafismo coincidió con el álbum “Cut” de sus eternas amigas The Slits. En este disco, la banda posa con el torso desnudo, como si fueran amazonas, y cubiertas de barro. En “Y” aparece una impactante foto tomada a una tribu salvaje de Nueva Guinea. En ambos casos, hay un intento de desplegar un discurso acerca del tribalismo y la vulnerabilidad de la civilización anglosajona. Lo arcaico y ritualista, el sentido de unidad y supervivencia, chocaba con lo efímero de un mundo construido en base a relaciones de consumo y, en definitiva, bajo el gobierno de la economía.

Desde el anonimato, como si se tratase de una sociedad secreta, hasta la multitud. Perdidos entre esa vasta muchedumbre (250.000 personas en Trafalgar Square) la banda se sintió ausente, incapaz de procesar lo que estaba ocurriendo mientras interpretaban un poema del romántico inglés William Blake, quien había afirmado, un siglo atrás, que “los tigres furiosos son más sabios que los caballos de instrucción”. Era el 26 de octubre de 1980 y el nombre de The Pop Group pasaba a integrarse en el interior, notablemente refugiado y resistente, de la memoria colectiva: “Se produjo una desintegración orgánica”, según Stewart.

Aún parece resonar aquella frase arrojada con fuerza, casi escupida, en “We are all prostitutes” y que nos alertaba (a todos) de que “nuestros hijos se levantarán contra nosotros”. Aún estamos a tiempo ... de elegir en una época donde tal posibilidad es un desafío, el mismo que nos obliga a escoger entre ser tigres furiosos o caballos de instrucción.

Etiquetas: , , ,


En libertad 


Al fin, libres (Chic, versión de Cassiber).

"Carta a las Compañeras y compañeros, pobladores y pobladoras, pu peñi pu lamgen.
Esta carta la escribimos, no con la idea de buscar lazos ni gestos de solidaridad, primero porque creemos que esos lazos ya existen y lo que intentamos es reactivarlos, rearticularlos y fortalecerlos con un propósito común y claro;  en segundo lugar para dar a entender que no buscamos apoyo para alguien en particular, más bien se quiere transmitir nuestra intención y profunda convicción de que debemos unificar nuestras fuerzas y formar una alianza que permita enfrentar y dar respuesta a una realidad que vivimos cada día más cerca, que es LA REPRESIÓN, LA CRIMINALIZACIÓN Y EL ENCARCELAMIENTO, por ello buscamos organizarnos y dar comienzo a un trabajo de resistencia que presione y ponga en tensión  al sistema carcelario en su conjunto, con el fin de ir levantando poco a poco un nuevo escenario, que ya no sea tan desfavorable y determinante.
Escribimos desde el anonimato porque  estas palabras no vienen de ningún sector, de ningún colectivo o comunidad, ni nadie en particular, más bien, una mañana entendimos que esa necesidad, ese deseo, era el deseo  de muchxs y salimos a buscarlos. Somos un grupo de personas – cada vez mas- chicxs y grandes, mujeres y hombres, mapuche y no mapuche, algunos desde dentro y otros desde fuera de las rejas – pero todos víctimas de este sistema de control social –  que hemos comenzado a reunirnos permanentemente a conversar, a reflexionar y por qué no, a soñar sobre cómo hacer frente a esto, a sus causas y sus consecuencias, en un contexto en que la cárcel está tan introducida, tan aceptada, tan naturalizada por la gente, que ya no imagina siquiera una vida posible sin ellas y en un escenario en que nos están reprimiendo y encerrando a nosotros o nuestros cercanos por el motivo que sea.
Sabemos que esta lucha no es nueva, que muchxs la han estado dando desde hace mucho tiempo y en ningún caso lo ignoramos, de hecho lo respetamos y también desde ahí nace este llamado. Sabemos también, y queremos recalcar, que no es una lucha separada de las demás, por el contrario, esta también es la lucha contra el estado, contra el capitalismo, por la liberación, por la defensa de la tierra, del aire y del agua, por la recuperación de nuestros territorios, la autonomía, la autodeterminación y el autosustento, incluso la lucha que día a día vive la gente humilde para alimentarse y sostener a su familia.
 Tenemos la certeza de que todos estamos siendo víctimas de un mismo enemigo, que ese enemigo tiene forma y de que se puede combatir, de que todo y toda quien se levanta y lucha se ve sometido a este mecanismo de control social, por eso creemos que la única manera de avanzar en todas estas luchas, que son una misma, es identificándolo, conociéndolo y uniéndonos al menos momentáneamente, estratégicamente, para combatirlo, destruirlo o debilitarlo y en el camino veremos hasta donde caminaremos juntos y donde nos separamos, lo importante aquí, es impedir que el estado chileno capitalista siga reprimiendo y encarcelando a nuestra gente.
No tenemos soluciones ni los métodos más eficaces de enfrentar al enemigo, ni tampoco creemos que la abolición de la cárcel es una lucha de mayor peso frente a otras, pero si tenemos la certeza de que las luchas no pueden ser fragmentadas ni aisladas, que el estado debe ser atacado desde muchos frentes, ya que son muchas las formas en que éste gestiona el poder opresor. Por lo que entendemos que la lucha contra la cárcel necesita de muchas otras luchas, como esas otras luchas necesitan la destrucción de la cárcel. Desde aquí es que entendemos este encuentro como un reconocimiento desde  la afinidad, desde el reconocer a un mismo enemigo y, sobre todo, por tener un mismo sueño, el cual creemos debemos abrazar con nuestras acciones.
Por eso hacemos un llamado abierto y amplio, A TODA LA GENTE HUMILDE, CONCIENTE Y LUCHADORA, MAPUCHE Y NO MAPUCHE, INDIVIDUALIDADES, COLECTIVOS Y ORGANIZACIONES TERRITORIALES, LOF Y COMUNIDADES, que sientan este llamado y quieran hacerse parte de esta lucha, por los motivos, experiencias y reflexiones que tengan, de la manera que puedan, quieran y estimen necesaria, ya que cada quien tiene sus recursos, y todas las formas de lucha son validas!
Se hace un llamado a lo largo del territorio para una JORNADA DE AGITACIÓN: POR LA UNIFICACIÓN, DESDE LA AFINIDAD, CONTRA  EL SISTEMA CARCELARIO, esta comenzará desde el  Viernes 26 de Agosto hasta el Domingo 04 de Septiembre. Se realizaran diversos tipos de trawun, actividades y acciones, hasta el momento en 3 puntos: SANTIAGO, TEMUCO, VALDIVIA, donde ya distintos espacios se han ido sumando, también se realizarán concentraciones masivas en las respectivas cárceles de cada lugar, para lo cual se necesitará la mayor difusión posible. Queremos recalcar que esta convocatoria es recién el comienzo o bien un nuevo impulso de esta lucha, dando apoyo a nuestras presas y nuestros presos, así como para difundir y reflexionar sobre el sistema carcelario, pero que pretende ir avanzando poco a poco, desde lo político, lo social, lo espiritual y por sobre todo desde nuestras acciones, de cómo vivimos el cotidiano; aspirando con llegar cada vez a más espacios, avanzando desde dentro y desde fuera, para lograr abolir toda cárcel.
Fentxen mañun, Amulepe taiñ Weichan, Marichiweu!
Arriba los que lxchan!!! DIFUNDE…"

Etiquetas: ,


martes, agosto 30, 2016

La Anarquía en Valparaíso 



"Hoy son tiempos de encuentros. Diversas iniciativas son levantadas en pos de la anarquía en este territorio dominado por el estado $hileno. En los últimos años, meses y días, hemos visto crecer en nuestros espacios y alrededores una cantidad importante de edición y distribución de libros/propagandas anarquistas; con autogestión y solidaridad, se logra editar, imprimir y distribuir una serie de textos arrancados tanto de viejas estanterías como de bibliotecas virtuales, derribando límites territoriales y normativas impuestas por el sistema capitalista en función del consumo mercantilista.
A partir de aquí, es que queremos extender una invitación a encontrarse, compartir e intercambiar distintas formas de expresión de la propagación anárquica: libros impresos, revistas, fanzines, serigrafías, xilografías y toda expresión creativa/autogestionada, etc.
Queremos así, levantar este encuentro propiciando un espacio libre del humo, alcohol, drogas, machismo, especismo… y un tiempo fundado en el respeto, la escucha, la fraternidad, el apoyo mutuo y la interacción participativa para todas las edades.
Trae tu pañito."

Etiquetas: ,


viernes, agosto 26, 2016

ARDE BOLIVIA/2 cosas 



1.- Llego a la casa de un camarada. Está junto a otro, y escuchan música. Me siento, empiezo a escuchar, me gusta mucho lo que escucho, y aguanto como 10 minutos hasta preguntar: “¿Qué suena?”. Y me responden: “Cris Corn…el disco de mar de los Sargazos”. Más encima, me regalan una copia. Se trata de un bello artefacto que documenta al dúo de Cristobal con Michel Leroy. Cada uno de ellos por separado ya era un gran talento, pero acá estaban los dos juntos. Dos largos tracks. El segundo es en vivo el 1/5/2013. ¿En qué andaba Cris en estos tiempos? Apenas recuerdo en qué andaba yo…5 es mayo. ¿Tocaron en vivo justo para el 1° de Mayo? ¿Qué habrá pensado, pontificado y declamado Cristóbal en relación a  todo eso? De repente se escucha en una pausa a alguien del público gritar: “¡Qué locura hueón!”.

Sí.

Qué locura.



2.- Hora y media  y medio litro de Pilsen después entro a mi casa. 

El perrito que mi hijo considera su hermano destruyó un libro sobre “Teoría marxista del conocimiento”. No sé si retarlo o felicitarlo.


Finalmente lo abrazo y le digo: “¡Menos mal que no te lo comiste!”.

Etiquetas: , ,


This page is powered by Blogger. Isn't yours?