<$BlogRSDUrl$>

miércoles, abril 16, 2014

Valparaíso de mi amor 


Nací en el Cerro Alegre, Hospital Alemán. Mi padre dijo que había un acuerdo con la federación de estudiantes de la Universidad Técnica Federico Santa María, y sólo así se dignaron atendernos. Después se supo que el acuerdo ya no regía, así que nací gratis en un hospital privado. Cosas de la época. En la foto donde mis padres se están casando en el registro civil aparecen todos sonrientes. Era diciembre del 70, yo ya tenía como 3 meses de existencia fetal, y según mi papá la sonrisa colectiva se debía a que todos creían que el socialismo había llegado para quedarse. Cosas de la ideología dominante en la izquierda realmente existente de esa época.

En fin, después nos fuimos de ahí hacia el norte, no sin antes experimentar el golpe de estado solos con mi hermana del medio y mi madre, más unas tías que la iban a acompañar. En las quebradas vecinas alguna gente intentó resistir. Unos milicos se acercaron a la casa para decirle a mi madre que sacara al niño que desde la ventana del segundo piso observaba esa confrontación en la quebrada. Supongo que, sin ser excesivamente freudiano, ese recuerdo, esas imágenes, deben haber quedado sepultados en alguna parte de mi. Poco después dicen que los señalaba diciendo: “esos son los milicos que matan”.

El verano del 85 estaba de regreso en la zona, alternando mis días de recién-adolescente entre el cerro Placeres y el Cordillera, como en la canción. Con un primo tres meses menor que yo, que fue mi amigo fiel de toda la infancia antes que ese mismo año las condiciones económicas lo mandaran lejos a Escandinavia junto a su madre y hermano menor, diseñábamos panfletos antidictatoriales a mano, y los dsitribuíamos tímidamente por el barrio.

Una vez subiendo de noche la escalera de al lado de una cancha de fútbol (Auditorio Guillermo nosecuanto), donde nos dejó la legendaria micro O, encontramos unos cuantos ejemplares de “El Rebelde (en la clandestinidad”, antiguo órgano de la Vanguardia Revolucionaria Marxista de los 60, que tras el congreso de unificación de grupos que dio origen al MIR pasó a ser el órgano central de dicha organización, y que en plena dictadura nunca dejó de salir mimeografiada en unas hojas café-amarillentas. El hallazgo estaba lleno de mística: el respeto que se tenía por el MIR era enorme, generado por sus acciones solitarias al principio, antes de que aparecieran el FPMR o el Mapu Lautaro, y que además de violencia revolucionaria armada incluían la liberación momentánea de las ondas de radio y/o televisión. Por si eso fuera poco, estos ejemplares estaban atados por una cinta roja. Nunca supimos si a alguien se le cayeron, o tuvo que tirarlos eludiendo la represión. En su interior lo que más nos llamó la atención fueron las instrucciones gráficas para sabotear generadores eléctricos. Por supuesto, nunca llegamos a intentar algo así, pero cuando en la casa nadie nos veía sacábamos del escondite El Rebelde y mirábamos una vez más con mucha atención su contenido.

Una vez un tío, que simpatizaba con el MIR, nos pilló con ese material, y nos metió miedo: decía que andaban haciendo allanamientos en esos cerros, y que era mejor que no guardáramos cosas así. Tras darle algunas vueltas, con mucha pena decidimos eliminar el material, pero...¿cómo? Y ahí dimos riendo suelta a nuestra vocación de pirómanos que teníamos desde chicos: hay que quemarlos. En parte creo ahora que influyó en la decisión la transmisión que siempre estuvo ahí: toda la gente que contaba que el 11 de septiembre de 1973 había tenido que quemar material impreso, y en efecto hasta el día de hoy se pueden ver por ahí en las librerías ejemplares marcados por el fuego.

Este recuerdo es muy preciso: mientras todos dormían siesta y/o veían teleseries una calurosa tarde de enero o febrero, yo me saqué el pantalón largo y me puso unos shorts, para hacer frente al excesivo calor que había. Era el momento, así que tomamos las revistas y nos fuimos a una pieza en desuso en el centro del patio que en los 70 había sido el baño de la casa (había que salir ahí afuera aunque fuera de noche y con lluvia, aunque para evitar esos viajes también usábamos habitualmente bacinicas). El pestillo oxidado era difícil de abrir. Entramos con una caja de fósforos, pero el material estaba algo humedecido y no prendía bien. Le digo a mi primo: anda a buscar el frasco de alcohol que hay en el baño nuevo. Al rato lo tenía en mis manos. Empapo los papeles, y ahora sí que prenden bien. Como pirómano admiro las llamas y el sonido que hacen, y cuando están por apagarse todavía quedaba un resto de papel, y veo casi de reojo que mi primo agrega un poco más de alcohol. Grave error. Una explosión fuerte se siente, y por breves segundos no veo nada, siento gritos y golpes de manos sobre todo mi cuerpo. De repente me doy cuenta de que estoy afuera (de alguna manera la adrenalina me hio llegar y abrir ese difícil pestillo), que el que grita soy yo, y que las manos que me golpean son las mías en una reacción inconsciente y desesperada para apagar las llamas. Ya no veo fuego, y para mi gran extrañeza, no siento ningún dolor. De hecho, no siento nada, salvo un zumbido en los oídos, y la visión afectada, como borrosa. ¿Estaba muerto?, fue lo que pensé. De repente, entre medio de los borrones veo a mi primo que viene desde otro sector del patio (había salido de la pieza del accidente por una ventana), con una manera chorreando agua. Mi mente recuerda una horrible historia que había escuchado en La Serena, tras un accidente de auto donde personas resultaron con quemaduras, y se decía que los cuerpos se rajaron cuando los bomberos les echaron agua directamente en la piel. Le grité: “¡no me mojes, estoy carbonizado!”. Carbonizado. No sé de donde saqué esa palabra. Per apenas la dije, las sensaciones corporales empezaron a manifestarse. Punzazos intermitentes de dolor que se hacían cada vez más grandes, hasta que decido correr al interior de la casa a contar a mi madre y tíos lo que había pasado. Todos habían sentido la explosión, pero al verme caminando sin mayor problema salieron rápido al patio pensando que mi primo estaba mal herido. Los sigo un poco pero el dolor me hace caer semidesmayado a un sillón. Ahí se dan cuenta de lo que me pasaba, y escucho que hay que partir a la Posta. No tenían ningún auto, así que vamos en la camioneta de un vecino. El dolor, de por sí insoportable, se triplicaba cuando el sol me daba directamente en las heridas. Tenía quemadas las piernas y manos, además de salpicones de alcohol inflamado en pelo y otras partes. ¡Menos mal que me había sacado los pantalones largos!, porque la tela quemada y pegada a la piel habría agravado considerablemente la cosa.

Luego de eso vino un reposo obligado de un mes, con idas a curación en el plan cada dos días. Dolía muchísimo cuando raspaban la zona quemada con algodones, pero las enfermeras eran jóvenes y guapas, una rubia y una morena, y bajo sus delantales usaban muy poca ropa así que yo me hacía el valiente y decía que no me dolía. A los 13 años era muy tímido pero por debajo de esas timidez ya tenía vocación de galán.

Pasaba los días acostado, especulando sobre cualquier cosa y mirando tele. En la tarde daban un programa rockero donde pude apreciar al gran Ronnie James Dio con su video clip The last in line: “Ahora ya sabemos que seamos malvados o divinos siempre seremos los últimos en la fila”. Mi primo y mi hermana del medio jugueteaban alegres por los cerros cuando no me estaban acompañando, y terminaron bien metidos en actividades culturales que no por casualidad supongo eran organizadas por unas chicas de la JRME.

De esa experiencia me quedó por año un miedo irracional al fuego. Me asustaba hasta prendiendo la cocina o el calefón, y años después tuve que obligarme a perder el miedo al fuego usando como buen joven ochentero de izquierda los hermosos cocteles molotov. Hasta el día de hoy, cuando traslado la estufa de parafina de un lugar a otro de la casa lo hago con mucho cuidado y no puedo evitar que vengan a mi mente las imágenes de mi accidente, y las de Luciano afuera del banco. Me gustaría no verlas más, pero es imposible.

Por si todo esto fuera poco, el verano del 85 deparaba una sorpresa más.

Cuando ya estaba de nuevo en pie, y quedaban un par de semanas antes de regresar a Punta Arenas (donde vivimos entre el 80/85, como el disco de Bad Religion), mi única preocupación además de competir con mi primo por el amor platónico de una chica bellísima del cerro Placeres, era poder alcanzar a ir a Santiago, a la extinta Feria del Disco, donde según anunciaba el Mercurio hace semanas estaba en oferta el Double Platinum de Kiss, a 300 pesos. Ibamos a ir un lunes, y el domingo anterior, mientras corríamos viendo quien llegaba primero a la casa de esa chiquilla, sentimos un ruido fuerte y extraño que primero pensé que era un perro grande moviendo una reja. Pero se movía todo, muros caían enteros al suelo, y veía autos saltando en la calle justo al frente de donde empezó todo para mí: la Universidad Santa María, en cuyo internado fui engendrado en medio de pura agitación socialista.

Era el terremoto del 85. Después de eso no fuimos nunca a Santiago, sino que sólo al Aeropuerto Pudahuel para regresar a Magallanes, donde entiendo que no han habido terremotos ni temblores desde los años 40 o 50, y donde gustoso me hubiera quedado unos años más, pero nunca más he regresado, por más que en el 80/85 comí calafates todas las veces que pude.

PS: décadas después, tras oír esta historia, el Huevo de Enfermos Terminales me obsequió su copia de Doble Platinum en vinilo: él a había comprado en la Feria del Disco en los años que la actividad sísmica del país me lo impidió.

Rock and roll all night.  

Etiquetas: ,


domingo, marzo 30, 2014

Domingo/MinuteWatt/Incubación 

Buenas tardes.

Ah: qué bueno! No me había fijado que ya tenemos 16 seguidores. Considerando que estamos a 2014 y que PFJD (o "delirio místico" pa los amigos) inició sus emisiones contaminantes por ahí por...ehhhh, ¿1999?, no. ¿2001? No: parece que por 2002/2003...bueno, lo que importa es que darían una proporción de alrededor de menos de "seguidor" y tercio por año. Nada mal en estos tiempos, en que además uno no quiere seguir a nadie ni que lo sigan, a menos que sea para trabar amistades y/o amores a distancia.

Créanme que todavía me interesa darle un carácter musical a estas reflexiones. Pero no siempre resulta. Por ejemplo ahora, sigo sin escuchar discos. O muy pocos. En la pieza de mi hijo hay un equipo musical antiguo que acepta solo dos discos: "Rubber cage" de The Work, y una bonita reedición del "Friends and neighbors" de Ornette. Antes aceptaba también "Master of reality" de Black Sabbath y "Future days" de Can, además del Faust IV, pero ya no. Pese a todos mis esfuerzos, insiste en decir NO DISC.

Pero hace poco mi amigo Rozas me dijo que estaba armando unas tocatas para Mike Watt, allá en La españa (como dice León), y me comprometí a hacer llegar unas preguntas. Se supone que se las aplicaron, pero no sé cómo acceder al resultado por ahora. Así que por mientras tanto, los dejo sola y exclusivamente con las preguntas enviadas (King Gordo, que aún existe tal cual era y viene siendo hace unas cuantas décadas de alcohol y desorden, también hizo llegar las suyas. Otro día se las muestro):


1-En tu trayectoria, desde The Reactionaries hasta hoy,  pareciera que el rock and roll es una entitad mucho más abierta que en etiquetas de subcorrientes como "hardcore punk", "heavy metal", "psicodelia", etc. ¿Qué crees del estado actual del rock and roll? ¿Murió? ¿Merece un funeral decente?

2-En sus diarios, Henry Rollins menciona que tú les presentaste la música de Albert Ayler. ¿Cómo conociste tú la obra de Ayler y qué significado tiene para tí?

3-Se habla muy poco o casi nada de la influencia del free jazz en el punk rock, pese a que es bastante obvia en Velvet Underground, MC5 y Stooges. ¿A qué crees que se deba que el punk rocker promedio no tenga ningún interés en eso? ¿La mala fama del jazz más snob? ¿Estupidez? ¿Racismo?

4-¿Estás consciente de que en algún momento de la historia reciente The Minutemen fueron la mejor banda del mundo? ¿Con qué discos recomendarías empezar a quienes aún no los han escuchado?

5-Pese a que hoy en día el punk rock ya ha sido integrado como parte normal de la cultura oficial, nadie recuerda a bandas como The Urinals, Saccharine Trust o Suicide Commandos. ¿A qué crees que se debe eso?

5-Ian Curtis (de Joy Division) escuchó antes de morir al album "The Idiot", de Iggy Pop. ¿Con qué te quedarías tú como última audición antes de pasar a otra dimensión?

---
Puedo responder una por mí mismo, mientras conseguimos el registro de la entrevista. Dice relación con los temas plantados en la Nº 4:

En efecto, si bien hace 2 meses mientras me duchaba en la tina de mi hijo (la mía está mala y no he tenido tiempo ni dinero para ocuparme de su reparación) tuve una iluminación:

Las 3 mejores bandas de "rock" de todos los tiempos, en un orden no necesariamente lineal son:

1.- THE BEATLES (sí: el album blanco me convirtió de enemigo a fan).

2.- CAN

3.- PERE UBU.

Pero hoy sigo pensando que en realidad si nos atenemos a los 80 (No Elvis, Beatles or....in 1984), no es ahí donde Can y Pere Ubu más deslumbraron. De hecho, Can ya daba pena a fines de los 70, y por mi no hubieran regresado jamás de los jamases. Pere Ubu se disolvió en la primera mitad de los 80, después de un disco que parecía más Rock In Opposition que otra cosa, y nunca más volvió a ser el mismo pese a un par de canciones y discos decentes en su ciclo de eterno retorno. Entonces...si nos atenemos a los 80, creo que claramente hacia 1983/6 los Minutemen deben haber sido los mejores rockistas del mundo, en formato de power trio que no necesitaba nada más, e incluso tenían muchas más ideas que, por decir algo, las que ví el otro día en vivo con Camila Moreno y sus 7 o 6 acompañantes.

Si hubiera que empezar por un solo disco, digamos que no he escuchado nunca el compilado que se hizo hace unos años en SST, pero me quedaría necesariamente entre el Joy EP (como demostración de concisión, genialidad y...."madurez"?), el primer EP, que siempre me ha deslumbrado, sobre todo por el instrumental "Hoces y martillos", y el LP "¿Qué hace que el hombre dispare?".

En los 90 la cosa no estaba tan mal en todos los frentes, si nos atenemos al "Incubation" de Musica Transonic con Keiji Haino: un verdadero "supergrupo" que en este album entrega algo así como un modelo a seguir en el ámbito del bluenoiserock denso e intenso y gritado esporádicamente en japonés chillidos incomprensibles que solamente por Hainosan nos recuerdan a algo conocido, el resto es como si con base en guitarra/bajo eléctricos y batería se le prendiera una vela al capitán Beefheart para hacer una incursión más en territorio sónico desconocido: pueden descargarlo en Life Ferocity.

Etiquetas:


jueves, marzo 20, 2014

Mes de marzo 

Que me disculpen los 14 seguidores de este blog. 2 meses sin subir nada de nada. Ni siquiera material ajeno que al subirlo hago en cierta manera propio. El yugo del trabajo aprieta fuerte y no deja tiempo ni energías para casi nada más. Menos para sentarse frente a una pantalla, actividad que en general tiene que ver con ese mismo "trabajo" por el cual a uno le pagan para seguir sobreviviendo y trabajando.

Pero la aventura siempre está ahí, como la revolución, a la vuelta de una esquina.

Por ejemplo, cuando este lunes tuve que viajar a Rancagua. En el metrotren de las 20 horas. Muerto de sueño, escuchaba como unos asalariados de banco hablaban de que el trabajo "te robotiza", y de que a los jefes les importan los puros números, pero que "el problema es que  los números son a costa de nosotros". La gente se baja en distintas estaciones y no se aprecia a nadie que no viva de su propio trabajo por ahí cerca. ¿Cómo viajan esos? No sé. No en metrotren. Y cuando viajan en Transantiago le ponen nota seis (6.0) (Una nota por la cual en la Escuela de Derecho te aplaudían, y se simboliaba con dos bolas coloradas).

Llegando a rancagua de noche, vagar por calles oscuras donde no conozco a nadie. ¿Donde me quedo a dormir? No tengo idea. Lástima que ya no viven por acá los de revista Fakxion, y no me acuerdo donde quedaba esa casa okupa con militantes del CRA. ¿Cuando fue eso? Ah: el 2008, cuando los ciclos de charlas conmemorando mayo del 68 como hito de la ola revolucionaria mundial de esos años. 68/77. 84/89. El 89 como 68 al revés....

En fin, doy con el Hostal Estado: tremendo nombre! Un lugar bastante proletario. Me preguntan: "Anda buscando trabajo? hay harto". No: ya tengo. Vengo a una gestión mañana en la mañana: ¿sabe donde está el juzgado de garantía de Rancagua?

En la calle un poco después, camino sin rumbo. Recuerdo la frase de Walter B. sobre  que "perderse en la ciudad como quien se pierde en un bosque requiere aprendizaje". Me encuentro de repente con un bar de esos que ya casi no quedan: La Selecta. Entro por una caña de borgoña de durazno en vino blanco, y un queso caliente. Bueno, bonito y barato. Los parroquianos se interesan por mi presencia. "Buena barba" dice uno, el minero Dagoberto V., que se sienta conmigo a conversar e invitar una ronda tras otra de heinekens. Tras hablar de King Crimson, Frank Zappa y el subir a la mina escuchando a Foghat en una almeja (porque este cuarentón, al igual que yo, se niega a decretar la muerte del CD). Termino en su casa, fumando alguito, y luego conversando con proles de todas las edades en el Club Social de la Población O´Higgins. Como buen proletario (de esos que además ganan buenos sueldos por su labor extractiva), invita todo y pide más cervezas de la que se pueden tomar. termino regalando cerveza a otros parroquianos más jóvenes y con menos plata. Visita a la plaza de Oscar Castro, el efecto canábico que no se va nunca y más invitaciones a lugares del centro de la ciudad. Cuando son las 4:30 decido que es hora de acostarse. Me cuesta mucho que alguien escuche la puerta en el Hostal Estado, y con poco más de 3 horas y media de sueño voy al Juzgado de Garantía a defender el que una causa contra pacos que maltrataron a pingüinas el 2012 se quede ahí y no se vaya a la Justicia Militar (que dicen es a la justicia lo que la música militar a la música: ¡cosa de ver en el file "Space is the place" como torturan al maestro Sun Ra con marchas militares puestas a través de audífonos!). Me va bien: dios ayuda a los que no creemos en él, porque nunca le pedimos nada.

De regreso a Santiago, donde ya no puedo ni escuchar música porque mis dos reproductores de CD están malos, así como mis dos tornamesas. Y la radio no es escuchable hoy en día. O desde hace 50 años más o menos.

La resaca es clase 4: la 1 se pasa durmiendo un poco más. La 2 al ducharse. La 3 al almorzar. Ésta que tuve, por gentileza de Dago Verdugo, se me quitó recién cuando tomé la "Once chilena" en El naturista de Huérfanos con Ahumada a eso de las 5 de la tarde.

Etiquetas: , ,


"Amor divino y amor anarquista" 


El amor verdadero, real, expresión de una necesidad mutua e igual, no
puede existir más que entre iguales.
Bakunin

Sevilla. Fin de año de 2013. Unas desconocidas atacan con fuego una
iglesia. Nadie reivindica nada; ni falta que hace. En Sevilla, al igual
que en el resto de Andalucía, la Iglesia (con mayúsculas, la institución)
tiene una larga tradición de complicidad con el caciquismo y la burguesía
local a la hora de reprimir —y no sólo espiritualmente— a los pobres.
Cualquiera puede entender el (o los) motivos de tal acción. La prensa
muestra las imágenes del templo. Tímidamente, en una de las paredes del
edificio, se ve una pintada que alude claramente a presas anarquistas.
        En los últimos meses los ataques contra esta institución, las pintadas y
otros actos “vandálicos” han aumentado. ¿Pensaron que pasaría
desapercibida la función que la Iglesia tiene en la nueva legislación
contra el aborto?
        Mónica y Francisco, dos anarquistas chilenas que vivían en Barcelona
fueron detenidas y se encuentran en prisión acusadas bajo la ley
antiterrorista de, según la policía, atentar contra una iglesia en
Zaragoza, la Basílica del Pilar, conspirar para atacar la catedral de
Montserrat (Barcelona) y, además, de pertenecer a una supuesta
organización terrorista que sólo existe en las cabezas de la policía y el
juez, Eloy Velasco. Pese a que no reconocen las acusaciones ni asumen los
hechos que se les imputan, sí se reconocen como anarquistas y en sus
escritos han remarcado su postura de enfrentamiento hacía este mundo de
mierda; y quien hace eso, quien reconoce una postura refractaria, decía
un viejo poeta, “ya está juzgado, y los cuchillos ya están afilados y las
hienas ríen”. Lo más burdo de su detención (y la de las otras tres que se
encuentran en libertad con los mismos cargos) es la puesta en evidencia
del papel de complicidad y concomitancia entre la prensa, la policía y el
Estado, o mejor dicho LOS Estados, esto último por el claro papel que el
Estado chileno ha tenido en todo esto. ¿Qué interés tiene el Estado
chileno? Mónica y Francisco acababan de ser absueltos del caso que el
Estado chileno llevó durante más de dos años contra más de una docena de
anarquistas y antiautoritarios, el conocido “Caso bombas”, que acabó
evidenciando por sí mismo que no era más que una chapuza que dejó a la
fiscalía, y a la justicia chilena en general, en una posición muy penosa
de la cual difícilmente podrá salir. Pero el Estado no perdona.
        “Y de repente de las bocas esos ruidos, falsos tonos con movimientos de
mandíbulas, todos los demás quedan en silencio” continúa el viejo poeta.
Contra la propaganda del Estado, su llamada “opinión pública” (es decir,
su repetición hasta la saciedad de SUS propios mensajes, haciendo creer
que son mensajes generales) poco se puede hacer más que reír. Y actuar.
        Una chica es detenida por hacer pintadas contra la ley del aborto en la
fachada de la misma iglesia sevillana. La policía, como si de un manual
de lo más cutre se tratase, creen tener a la “culpable” del incendio
sucedido unos meses antes. Absurdo. Ridículo. Según sus teorías “siempre
se vuelve al lugar del crimen”. Según las nuestras, “sois gilipollas”.
Seguramente esta acusación no vaya más allá de una multa por pintadas
pero la fantasía policial nos pone delante algo que quizás no todas
habíamos notado: mientras algunas luchamos contra las leyes que intentan
hacernos cada vez más dependientes del Estado y su divinidad, más sumisas
y amoldadas al rol que Dios (y el patriarcado) nos asigna, hay compañeras
que están presas acusadas de atacar a las instituciones represivas.
        Mientras tanto la Iglesia nos habla de amor. Mientras condena a muerte a
miles de mujeres cada año, a la miseria a otras tantas, a la prisión
(abortar es castigado con duras penas en muchos países, a las que no se
quedan en el camino después de un aborto en condiciones terribles) nos
habla de amor. El amor del que nos habla la Iglesia es el amor sumiso, el
amor del oprimido al amo, el del esclavo que espera que su superior
(Dios, el patrón, el padre, el marido, el Estado) le conceda la vida o la
muerte.
        Nosotras hablamos de otro amor. Del amor por nuestras compañeras, por
quienes luchan, por quienes resisten, por quienes no agachan la cabeza.
Un amor cómplice, más allá de sus rejas, sus acusaciones, sus leyes, sus
amenazas y sus castigos. Amor hacia aquellas que buscan la libertad. Amor
a la libertad misma aunque tan siquiera la hayamos podido imaginar.

Contra cualquier ley que intente entrometerse en nuestros cuerpos, en
nuestras vidas, principalmente la del aborto pero no sólo, y contra la ley
antiterrorista.
Solidaridad con Mónica y Francisco.
Terrorista es la Iglesia y el Estado

Algunxs anarquistas
Barcelona, 19 de marzo de 2014

Para escribir a las compañeras:
Mónica Caballero Sepúlveda
Centro Penitenciario Ávila
Ctra. de Vicolozano-Brieva, s/n
05194 Brieva
Ávila (España)

Francisco Javier Solar Domínguez
Centro Penitenciario Córdoba
Autovía de Madrid-Cádiz Km 391
14014 Córdoba  (España)

*Las compañeras se encuentran en régimen FIES 3, bajo el art. 10, además
Francisco hasta el día de hoy, y hace un mes o más, se encuentra en un
módulo de castigo donde se encuentra aislado.

Etiquetas:


martes, enero 21, 2014

Opinión decente sobre la Huelga portuaria 


21 de enero de 2014

Lecciones de una huelga portuaria a lo Juanito Herrera

avatar
Profesor de Derecho Laboral Universidad Diego Portales

Frustrante debe haber sido para el actual Ministro del Trabajo –el Sr. Jobet– el capítulo final de “Los 80”. Y es que la epifanía huelguística de Juan Herrera le debe haber parecido del todo impropia.
A propósito de la huelga de los portuarios, el Ministro delTrabajo  trazó un perfil de trabajador ideal que no tiene desperdicio – más propio de un gerente de recursos humanos que la de un ministro de Estado–:
“La mayoría de los puertos del país están cumpliendo su labor y eso es gracias, no sólo a los empresarios portuarios, sino que también a la inmensa mayoría de los trabajadores portuarios que hacen su trabajo de forma honesta, silenciosa y que saben que la manera de conseguir mejores condiciones para ellos es el diálogo”.
¿Qué entiende el Ministro del Trabajo por un trabajador “honesto” y “silencioso”? ¿Incluye ese silencio, que tanto valora, callarse, a pesar de, por décadas, no haber tenido derecho a colación, por ejemplo?
No demos muchos rodeos psicoanalíticos. El bueno es silencioso, el malo se parece a los portuarios. Tiene un defecto que a sus ojos lo hace un pecador: reclama sus derechos y está dispuesto a paralizar su producción con tal de que se respeten sus trabajos y sus derechos.
Una cuestión al final, para el Juanito Herrera de este tiempo y quizás –está por verse– del Juan Herrera del futuro. El de los años 80, a fin de cuentas, fue un derrotado. Retornada la democracia, tal como le enrostraba su jefe en esos notables minutos finales, “seguirán las mismas leyes”. Y tenía razón, siguieron las mismas leyes. El Plan Laboral de la dictadura se mantuvo incólume y nunca los trabajadores volvieron a recuperar el poder que la dictadura les arrebató.
Vamos, toda una oda a Juan Herrera. A Juanito, más bien, el de antes.
De ahí la frustración con el giro vital del final de la historia de la serie. Qué mal el señor Herrera, debe haber dicho el Ministro que ya se va. Pudiendo elegir el camino de la lealtad con la empresa –el del silencio zen que les exige a los portuarios– y el diálogo eterno con la autoridad, escogió el más equivocado: el de la huelga.
¿Cuántos Juanitos estarán mirando hoy el conflicto portuario mordiéndose los labios y pensando lo mismo: que tienen razones de sobra para protestar y participar de una huelga? ¿Cuántos Juanitos se preguntarán cómo en un país cuyo ingreso per cápitaesta pronto a alcanzar el de un país desarrollado (20 mil dólares), el salario promedio de los trabajadores en Chile no supera los 300 mil pesos mensuales?
Pues bien, la huelga de los portuarios deja unas interesantes lecciones –toda una guía– para los Juanitos Herrera del Chile de hoy:
Primero, que las reglas del trabajo fueran hechas para favorecer descaradamente a una de las partes. Podría decir que basta pensar que su autor fue José Piñera y no agregar nada más. Pero me cuidaré de la falacia ad hóminem y explicaré el punto: toda la legislación laboral chilena está construida para que los trabajadores carezcan de todo poder y relevancia en la fijación de sus propias condiciones de trabajo.
Y la fórmula, en lo esencial, fue evitar a toda costa que los trabajadores negocien colectivamente por sobre la empresa en que trabajan – impidiendo en la práctica la negociación con más poder para los trabajadores, como es la interempresa o por área– y dejando, al mismo tiempo, a esos trabajadores sin una huelga de verdad en la negociación colectiva: legalizando el reemplazo de trabajadores en huelga.
Un solo dato demoledor del éxito de Piñera: hoy hay, proporcionalmente hablando, menos trabajadores sindicalizados y bajo una negociación colectiva que en el último año de la dictadura.
Segundo, que la huelga es mucho más que lo que siempre nos dijeron que era. La huelga no es sólo dejar de trabajar por razones de una negociación de un contrato colectivo, sino que corresponde a cualquier interrupción del proceso productivo, dentro o fuera de una negociación colectiva.
De hecho, una parte de los portuarios lleva a cabo hoy lo que en el derecho internacional se llama huelga de solidaridad, esto es, motivada por razones de apoyo a otros trabajadores que viven situaciones laborales similares.
Tercero, las huelgas no son ilegales. Todo lo contrario: corresponden a un derecho fundamental, reconocido en tratados internacionales suscritos y vigentes en Chile (Convenio 87 de la OIT y art. 8 del Pacto de Derechos Económicos y Sociales).
Por ello, su excepcional ilegalidad debe estar, en cualquier caso, prevista por la ley mediante una expresa prohibición.
¿Y cómo, entonces, el Ministro del Trabajo y la propia Dirección del Trabajo –según consigna La Tercera de este domingo en la nota “¿Por qué nadie para a los paros?”– han calificado esta huelga de los trabajadores como ilegal?
Curioso, por decir algo, que la Dirección del Trabajo –un organismo lleno de abogados que saben tanto de estas cosas– y el Ministro Sr. Jobet –un señor que no sabe tanto de estas cosas–, hablen y hablen de la ilegalidad de la huelga portuaria, y al día de hoy no sean capaces de decirnos el “pinche” artículo del Código del Trabajo que prohíbe la huelga en estos casos.
La razón es sencilla: fuera de los ardientes deseos del Ministro del Trabajo y la actual Directora del Trabajo, no existe esa norma de prohibición.
¿Y entonces cómo explicar tanto salto en el vacío, para decirlo elegantemente?
Huele a pura defensa “silenciosa” de intereses empresariales vestida de discurso jurídico sobre la huelga.
Una cuestión al final, para el Juanito Herrera de este tiempo y quizás –está por verse– del Juan Herrera del futuro.
El de los años 80, a fin de cuentas, fue un derrotado. Retornada la democracia, tal como le enrostraba su jefe en esos notables minutos finales, “seguirán las mismas leyes”.
Y tenía razón, siguieron las mismas leyes. El Plan Laboral de la dictadura se mantuvo incólume y nunca los trabajadores volvieron a recuperar el poder que la dictadura les arrebató.
¿Qué ocurrirá ahora con la Nueva Mayoría y el Código del Trabajo de Pinochet?
Esa es la gran duda de los cientos de miles de Juanitos, que esperan ser –de ahora en adelante– sólo Juanes.

Etiquetas: , , ,


/Derecho Penal de Bombas/Teenage Riot/ I don´t care. 



Según los teóricos del etiquetamiento (en Criminología), ningún acto es delictivo per se. Todo depende de quien tenga el poder de definirlo como "acto desviado" (desviación respecto de una Norma que adivinen quién define). Y así y todo, tenemos distintos tipos de actos desviados, y de reacción frente a los mismos, inclusive dentro del ámbito de lo que llamamos "delitos".

Tomemos el ejemplo del uso de artefactos explosivos.

Si los usa el Estado o empresas concesionadas para entretener al vulgo (p.ej. en la mal llamada "ceremonia" Año Nuevo (para verdaderos ritos de cambio de estaciones, debemos a tenernos a la literatura antropológica y/o a los pocos casos que aún quedan, si es que lográramos llegar a otros lados por nuestros propios medios): ningún problema digo de atención para el viejo y noble Derecho Penal. Eso, hasta que por ejemplo como ocurrió en Maipú hace unos años, los fuegos artificiales empresariales maten unos cuantos proles que miraban alegremente el espectáculo.

Lo curioso (o no tanto), es que la reacción frente a eso viene por otro lado: Antes los usaban libremente los particulares, con ciertas restricciones, pero luego de las modificaciones que dicha tragedia causó en el mapa legal de la era de lagos,  dentro de la la ley carminista/allendista/pinochetista de control de armas y explosivos se incluyó la prohibición de los petardos, viejas, guatepiques, voladores, y en general todo ese tipo de artefactos que hacen que casi lo primero que recuerde de mi infancia sea "ese hermoso olor a pólvora". (Uy: ojalá los dipolcares no lean esa frase). Esa misma administración se encargó de meter dentro del marco de dicha Ley el uso de los famosos cocteles molotov (artefacto bastante pluralista: no sólo los usa la ultraizquierda, sino que los fachos cuando es necesario y tal como recuerda p. ej. Allamand en sus años mozos).

Cuando se usan para bombardear palacios de gobierno matando a varios seres humanos(con a lo menos "dolo eventual"), por más que en jerga derechohumanista y/ izquierdista se hable de "crímenes de lesa humanidad", la verdad es que casi nunca son etiquetados siquiera como delito común. En Chile hasta hace poquito muchos hablaban del "pronunciamiento militar". El uso de bombas desde aviones (que según las malas lenguas no estaban piloteados por chilenos esa mañana) es considerado como un detalle anecdótico desde todo los puntos de vista que emite la ideología oficial.

Cuando los proletarios impulsados fuera del margen del trabajo asalariado "legal" usa bombas para tratar de abrir depósitos de dinero y sacarlo (comportamiento adaptativo que según la sociología de Merton corrsponde a la forma de "innovación": quiero los mismos fines que el resto, pero como me estan lícitamente vedados por i posición objetiva en la estructura social, los consigo igual, per de otra manera: la de los no giles, o sea, los vivos). El sistema penal encuadra estos hechos dentro del robo con violencia.

Finalmente, dentro del Derecho Penal de Bombas los únicos candidatos a ser etiquetados como terroristas, son los que usan bombas contra los bancos cuando no hay clientes ahí, además de contra estaciones de policía, instalaciones militares y del Estado, Iglesias y otros puestos físicos y a la vez simbólicamente profundos que ha dejado instalado en el territorio urbano el capitalismo moderno, forma de esclavitud actual de la humanidad.


Lo anterior se corresponde casi exactamente con una clasificación propuesta por un criminólogo gringo con pretensiones marxistas (pues está claro que en las ciencias sociales el marxismo no es sino una cierta pretensión): hay 3 tipos de criminalidad:

1.-CRÍMENES DE DOMINACIÓN.

2.- CRÍMENES DE ADAPTACIÓN.

3.- CRÍMENES DE RESISTENCIA.

(Robert Quinney, citado por Vincenzo Ruggiero, La violencia política. Un análisis criminológico).
--
Ya hemos hablado en otra parte del tratamiento humorístico de las bombas en programas tales como 31 Minutos y su personaje "Dante Torobolino", el maguito explosivo.

En la película "Melody" (1971), el tierno romance adolescente termina con una gran explosión producto de una bomba casera (artefacto explosivo improvisado detonado en la jerga del GOPE y LABOCAR), perfeccionada con mucha dedicación por un grupo de terroristas teenagers que previo a ello intentaban homenajear/subvertir un ritual tan añejo como el del sagrado matrimonio. Vean en el link el minuto 3:45: boom! severos daños a un vehículo que simbolizaba lo adulto, la represión. El autor  de los mismos (que en Chile sería enviado a una cárcel de menores por 5 a 10 años, según si tiene 14/15 o 16/17), tras decir con felicidad y orgullo: "Lo hice", es subido en andas y homenajeado por toda la comunidad humana encarnada en sus pares).

Dentro de la utopía adolescente que amamos hasta el fin, tampoco es menor el impacto en nuestros subconcientes de escenas como el final del clip de los Ramones "Rock and roll High School", donde el maguito explosivo es nada menos que el bajista Dee Dee Ramone, que culminó su vida "artística" en Argentina y que acá nos obsequia otra explosión de campeonato.
Acá pueden disfrutar de la película completa (cosa que nunca he hecho. Bueno, tampoco  puedo escuchar entero el "New Grass" de Albert Ayler), donde la explosión, aún más bella, ocurre al final de la versión "en vivo" de la canción que entregan desde la hora con minuto (1:29:37 para ser exactos). Al igual que en Melody, los/as camaradas celebran, mientras sólo las autoridades (adultas, escolares y policiales) se horrorizan.


---
Por último,
Me importa una mierda el mundial de fútbol. Y el fallo de La haya. Ah, no, corrijo: cuando gane Perú, voy a seguir una línea de "derrotismo revolucionario" y me inventaré formas de celebrar esa derrota. Lo mismo con las del fútbol. Cuando gana la selección nazional, todo el espectro político se corre a la derecha: hegemonía de formas horribles de neofascismo nacionalitario respecto al cual es lejos mejor estar muerto y/o aislado).

Como recuerdo que dijo el poeta Loco Edwuards:

"Fuera los números
Fuera la corbata

No debo vender mi ideología comunista
Anarco individualista
Anarco pacifista

(Pero) Me sacaste los choros del canasto
Del canasto
Fascista de Mierda

Revolución
rebeión

Voy a reventar".


---

Mierda espacial. Space Junk.

No me interesa. I don´t care.

Etiquetas: ,


viernes, enero 03, 2014

Orden Público: la burguesía está nerviosita 




Editorial
Viernes 03 de enero de 2014

Araucanía: Más aristas de la violencia

Sería inaceptable que en una misma zona del país terminen confluyendo y confundiendo su actuar grupos que por diversas razones pretenden desafiar al Estado...


Se ha vuelto lamentablemente habitual que en esta época del año recrudezca la agitación en La Araucanía. En ello influyen las condiciones del período estival -que facilitan acciones como el incendio de campos- y la instrumentalización de ciertas fechas (como el aniversario de la muerte del joven Matías Catrileo, baleado por Carabineros durante el desalojo de una toma). Hace un año, la situación pareció llegar a un punto límite con el asesinato del matrimonio Luchsinger-Mackay, pero aunque no se ha vuelto a registrar un hecho de esa gravedad, los ataques se han incrementado durante las últimas semanas.


Peor aún, el fenómeno adquiere nuevas y preocupantes aristas, ya sea que se trate de la directa provocación que significa la quema de un helicóptero mientras era custodiado por la policía uniformada, o de la llegada de la violencia al radio urbano de Temuco, con la detonación de artefactos explosivos. Una facción de aparente inspiración anarquista se habría atribuido la autoría de este último hecho, lo que introduce mayor complejidad al problema, ante el riesgo -obviamente inaceptable para la autoridad- de que en una misma zona del país terminen confluyendo y confundiendo su actuar grupos que, por razones diversas, pretenden desafiar al Estado, el cual aparecería así fracasando en su función básica de garantizar la seguridad de las personas.

Sucesivos gobiernos han intentado abordar este problema, pero sin que pueda exhibirse algún éxito. Por ejemplo, en algunos de los lugares objeto de atentados se han encontrado panfletos con consignas alusivas a que "si no hay tierras, habrá guerra". Sin embargo, las políticas de compra de campos y su entrega a comunidades no han producido los efectos esperados, dando origen, por el contrario, a nuevos conflictos.

Los delitos contra la propiedad y los ataques incendiarios son realizados por grupos minoritarios, pero alimentan un clima de desconfianza y crispación muy perjudicial para el desarrollo de la zona, contribuyendo así a lo que parece uno de los objetivos del violentismo: inviabilizar el normal funcionamiento de una región. Por eso, la presencia de Carabineros -cuestionada burdamente por quienes acusan una supuesta "militarización de La Araucanía"- es necesaria, y lo que cabe es asegurar eficacia en su actuar, particularmente en el terreno de la inteligencia policial, en que se verifica un fracaso sin atenuantes, que hace imposible la prevención.

Lo anterior no significa desconocer que el problema también presenta aristas políticas, económicas y culturales que deben abordarse con mayor decisión y con una estrategia coherente de largo plazo. Hay una situación de extrema pobreza que requiere combatirse. Hay instrumentos en aplicación que son interesantes, pero cuyos recursos son insuficientes. La política de tierras es muy defectuosa. Hay un valor cultural en ella, pero no puede diseñarse para reproducir un modo de vida de hace cinco siglos. Eso lleva a un congelamiento de la realidad mapuche, artificialmente sustentado por crecientes transferencias de recursos públicos que, a la postre, deslegitiman la preservación de la cultura de las etnias originarias.

Reconocer la identidad de estas etnias no significa, como a veces piden algunas voces, darles un estatuto especial. Detrás de las reivindicaciones de tierras se esconden muchas veces pseudonacionalismos autonómicos conceptualmente auspiciados desde el exterior, que, de aceptarse, crearían una suerte de estados dentro del Estado, rompiendo la unidad de Chile. Sí se puede hacer mucho para reconocer su aporte cultural y, desde luego, para recuperar con más decisión su lengua, elemento muy valorado por ellas. 


http://www.elmercurio.com/blogs/2014/01/03/18331/Araucania-Mas-aristas-de-la-violencia.aspx

Etiquetas: , , , , , ,


lunes, diciembre 30, 2013

PI sobre golpe represivo en la "madre patria"  


13 noviembre de 2013... golpe represivo contra la militancia revolucionaria en España

¡El antiterrorismo en acción!

El 13 de noviembre, en otra nueva operación antiterrorista del Estado, fuerzas especiales armadas hasta los dientes, equipos de TEDAX, un equipo de la brigada de información y un nutrido número de antidisturbios se coordinan para asaltar y registrar un domicilio en Barcelona y detener a sus cinco ocupantes. Bajo la aplicación de la ley antiterrorista los detenidos son conducidos a Madrid donde pasan cinco días en aislamiento. Tres de ellos serán liberados con cargos tras prestar declaración, mientras, los otros dos compañeros, Francisco y Mónica, pasan a prisión preventiva y serán rápidamente dispersados en dos cárceles. Mónica se encuentra actualmente en la Centro Penitenciario Madrid VII de Estremera y Francisco en el Centro Penitenciario Madrid IV de Navalcarneri. La acusación es pertenencia a organización terrorista, estragos consumados y estragos en tentativa.

La prensa, como siempre, asume su parte indispensable en la operación represiva señalando, “juzgando” y sentenciando a los cinco detenidos. Activa todo su arsenal antiterrorista centrándose en el “comando insurreccional Mateo Morral” al que se trata de vincular a los detenidos. Crea toda una propaganda mediática que se aterroriza por unos pocos daños efectuados por dicho comando, pero oculta por ejemplo el terrible genocidio del Estado (particularmente de la Iglesia) durante la conquista del continente americano que critica en sus reivindicaciones dicho “comando”.

Para nosotros esta operación no es más que otro movimiento más de la represión mundial contra el incremento de la lucha proletaria que se levanta hoy de nuevo en todos lados. El objetivo es claro, tapar un movimiento social profundo de contestación y protesta contra el capitalismo y tirar a los leones a un puñado de militantes acusándolos, sin ningún elemento probatorio, de terroristas, banda armada o lo que sea.

El Estado, su justicia y sus policías, reprimen de forma cada vez más brutal toda expresión de contestación social que tienda a oponerse al empeoramiento exponencial de las condiciones de supervivencia bajo el capitalismo. El caso bombas en Chile, la pasada operación contra militantes revolucionarios en México o en Italia, las matanzas de los focos incontrolados en Siria, los encarcelados en las luchas en Grecia... No hay nada de especial en uno u otro caso. Son expresiones de una lucha, de una guerra de clases en la que la burguesía afronta el periodo convulsivo que se avecina fichando, neutralizando y liquidando a los sectores más combativos y conscientes del proletariado, separando a las minorías revolucionarias del resto de su clase, masacrando a bombazos zonas de inestabilidad social... Todo bajo la cobertura del antiterrorismo.

¡Pero terrorismo contra la humanidad es la desposesión de nuestros medios de vida por parte del capital!

Terroristas son las bases mismas del sistema democrático de la propiedad y de la libertad, las normas jurídicas que lo protegen. El aumento del precio de los productos básicos, los despidos masivos y la reducción de las ayudas sociales, a raíz de la crisis capitalista actual, arrojan a la calle y privan de sus medios de supervivencia más elementales a cientos de millones de proletarios. El capital, según cifras de sus propios organismos, mata de hambre al día a 25.000 proletarios en el mundo, otros 5.000 son asesinados en el trabajo, otros millares de proletarios caen bajo los tiros y las bombas. Y esto sin hablar del envenenamiento generalizado de la humanidad y el agotamiento y la destrucción de la tierra en pos de la economía.
Y si la burguesía utiliza la definición de terrorismo a cualquier acto que rompe con el orden democrático es porque en realidad ella misma se siente aterrorizada por la reemergencia de las lucha. El objetivo de todas sus campañas y operaciones terroristas son:

- Ocultar la naturaleza fundamentalmente terrorista de su dominación y asimilar exclusivamente el terrorismo a las reacciones violentas que el proletariado materializa para defender su vida.

- Reforzar su arsenal legal, jurídico e ideológico de represión contra cualquier cuestionamiento al orden mercantil.

- Imponer entre los proletarios la división ideológica entre "inocentes" y "culpables", entre "honestos ciudadanos " y "bárbaros terroristas".

- Aislar a los revolucionarios y a cualquier proletario que finalmente rompió con el pacifismo socialdemócrata y empujar a sus hermanos de clase a la disociación, a la delación, a la denuncia.

¡Frente a la represión de nuestra lucha nuestra respuesta es seguir luchando por derribar la dominación capitalista!

No se trata para nosotros de una cuestión de solidaridad porque sean conocidos compañeros, ni porque se reivindiquen del anarquismo, se trata de que los reconocemos como proletarios en lucha, como partes integrantes de una misma lucha contra el capital. No reducimos esta cuestión a una represión contra compañeros, sino a una represión contra el movimiento de destrucción de las condiciones existentes. Desde ese movimiento respondemos a la represión que recibimos continuando en la batalla, continuando en la militancia revolucionaria, luchando por la reconstrucción del proletariado para imponer el fin de la mercancía, del Estado y las clases sociales.

Proletarios Internacionalistas

Etiquetas: , , , , ,


Pasándose películas/ 

ENO music for films.


Hizo 500 copias y las distribuyó sobre todo a gente del mundo del cine.
El título es engañoso.
Porque me sugiere que es música que hizo PARA (for) películas existentes.
Y la verdad es que no. Luego de eso, dos o tres "cineastas" han utilizado partes de esta música en sus películas.

CAN soundtracks.

esto tampoco es música DE (for) películas
sino que también música PARA (for) películas
con los dos vocalistas, en el inter-regno
el gringo loco
y el japonés loco
Iba uno de ellos (creo que I. Schmidt) y les hablaba de ciertas películas
para que ellos en base a la descripción inventaran la música.

Etiquetas: ,


viernes, diciembre 27, 2013

Valpo: dia de los inocentes/Apaches 



Para la persona que se dio cuenta de que estaba malo el link de Apaches: ACA VA.

Etiquetas: , ,


This page is powered by Blogger. Isn't yours?