<$BlogRSDUrl$>

martes, enero 26, 2016

Cada día/turismo 

DIVAGACIONES DE CADA DÍA/Ser o no ser un turista

“Por qué no regresas a esta guerra? No seas un turista” (Leonard Cohen, Hay una guerra)

DÍA A DÍA. Vida cotidiana. Queda bastante claro en inglés: “everyday life”, que literalmente al pie de la letra sería: la vida de todos los días. O de cada día.

Miro vitrinas publicitarias en paraderos desde un bus de transantiago. Recuerdo uno de hace años: “cada mujer es un mundo. Practica turismo”. Sonaría menos horrible si dijera: ” cada persona”?

En un libro bien jovencito sobre la historia de la letra A en el círculo, mostraban la foto de una okupa en Barcelona que tenía entre otras cosas un lienzo que decía: “¿por qué la llaman temporada de turistas si no se les puede disparar?”.

(Francisco Picabia dedicó su “Jesucristo rastacuero” a “todas las jovencitas”).
En esas casas también hay muchos extranjeros, pero no se ven a sí mismos como turistas.

(De hecho, el lienzo estaba escrito en inglés: “tourist season”).

Otros más amargos hablan de “turismo revolucionario”.

Y hablando de la letra A. Antes de bajar del bus, veo en un estacionamiento gris y pedregoso alrededor de 7 autos amarillos del Automóvil club con un cartel que dice: “A en práctica”. Salvador con…qué? Cerca del Hospital del mismo nombre.

(Salvador es Jesús. Cristo y Allende son mitos).

Estos no tienen la A dentro e un círculo, pero sí que la tienen muchos de los autos de otras empresas que dan clases de manejo.

La Anarquía en práctica.

Dicen que es más claro en italiano, donde no se dice “anarquista” sino “anárquico”. En ese acepción, “anarquista de acción” sería una redundancia.

(En cambio, Ricardo Fuego (ex CICA) decía estar “a favor de la Anarquía”. ¿Lo estará todavía? Tal vez sería bueno preguntarle).


(Yo tampoco soy anárquico. Pero también estoy a favor de la anarquía).

Etiquetas: , ,


lunes, enero 18, 2016

Revista COMUNISMO número 65: Contra la democracia y las guerras imperialistas (x GCI) 

Nuevo número de esta imprescindible publicación. Descargar en el sitio del GCI. Los dejo con el índice y la editorial.




CONTRA LA DEMOCRACIA
Y LAS GUERRAS IMPERIALISTAS


Presentación

Presentamos en este número, algunos materiales que fueron surgiendo en la lucha proletaria contra la democracia y las guerras imperialistas.
En la primera parte presentamos notas y textos que surgieron como respuestas, a la ideología dominante, en discusiones y reuniones; así como en base a borradores en los que tratamos de formalizar y clarificar lacrítica de la democracia. Hemos comprobado que, actualmente, no faltan quienes se contentan en denunciar las elecciones o la mitología de la igualdad de derechos, creyendo que eso concluye la “crítica de la democracia”.Vimos que incluso entre quienes dicen denunciar la democracia como dictadura del capital, las confusiones que se mantienen son muy grandes, porque la misma se asimila a tal o cual estructura política y electoral, en vez de atacarse a sus fundamentos históricos, sociales, mercantiles, es decir a su historia social como proceso de individualización y de negación real de la comunidad humana. Hemos tratado de responder a los mitos más comunes, hemos reformulado conceptos, hemos tratado de afinar algunas explicaciones y también respondemos a las críticas más corrientes que nos hacen militantes que luchan contra la sociedad burguesa.Tratamos de dejar claro que aunque la democracia se presente bajo tan diversas formas, el contenido social de la misma aparece mucho más escondido en la cabeza del ciudadano de las potencias dominantes, que en la realidad cotidiana del habitante de Gaza. Veremos que aunque la realidad es la misma, la mistificación es mucho más común en quien vive el lado pacífico y electoral de la democracia que entre quienes soportan sus bombardeos o son torturados por sus agentes. ¡La generalización de la lucha sería incontenible si los niños de las potencias imperialistas mamasen, desde la cuna, los mismos aspectos de la democracia que maman, sin quererlo, los niños de la banda de Gaza!
En la segunda parte presentamos notas y textos que tratan de la incendiaria actualidad internacional, y que forman parte de la lucha internacional de nuestra clase. En esta coyuntura internacional, es evidente que hablar de actualidad es hablar de guerra imperialista, de lucha proletaria contra ella, de terrorismo de Estado y represión para imponer las asesinas formas actuales de acumulación del capital (destructoras de vida humana, de agua, de tierra, de alimentos...) y de resistencia humana contra ellas. En ese cuadro, nos pareció fundamental publicar tanto algunos materiales sobre la coyuntura de América Latina, como el importante texto de los compañeros de Proletarios Internacionalistas titulado la “Guerra Social y la Telaraña Siria”, porque es expresión de nuestra lucha contra el capital internacional y desborda mucho la cuestión exclusivamente Siria, siendo un verdadero análisis del antagonismo actual entre guerra y revolución en toda la región más incendiada de la Tierra, y en cierta medida en el mundo entero.
Desde que los compañeros publicaron ese texto solo tuvimos más de lo mismo en todo el mundo, más terrorismo democrático de Estado de las potencias imperialistas, más locura asesina del capital en todo el Medio Oriente, más poblaciones masacradas, más gente escapando, más refugiados y hambreados. Cuanto más inocultable resulta a nivel internacional la catástrofe económica y financiera hacia lo que avanza inexorablemente el capital mundial, más busca imponer la miseria en todas partes y la guerra permanente como única vida posible de este sistema inmundo. Todos los proyectos de imponer paz y democracia tienen como común denominador al terrorismo de Estado, cuya permanencia se verifica como la única “solución” que tiene el capital mundial. El terrorismo de Estado es al mismo tiempo la única forma de liquidar la resistencia proletaria y a la vez la única “salida” y “proyecto futuro” para el mundo del capital. Toda la economía es economía de guerra, todo progreso es avance de la militarización, toda fiesta ciudadana implica más policía, toda “libertad” otorgada desde el poder implica más milicos por todas partes, toda decisión estatal contiene más control, fiscalización, fronteras, guardias de seguridad, cámaras, espionaje, fichaje, escuchas, mercenarios... La norma ciudadana media, o si se quiere la vida en la ciudad modelo, se parece cada vez más a la vida de cuartel de hace dos siglos y hasta a la vida de campos de concentración y al exilio siberiano estalinista durante el siglo pasado. Cuando no queda más que comida de plástico para alimentar a los esclavos asalariados, proyectan que toda la vida sea virtual y que la ficción de comunidad sea asegurada por la mediación del plástico (¡tienen el cinismo de llamarla: “sociedad de comunicación” y “redes sociales”, cuando se llega al extremo de la incomunicación total y a la muerte de lo que aun perduraba de social en el individuo!). La atomización individualista y la sumisión democrática en vez de superarse a si misma y volverse el añorado paraíso de paz social, que tanto nos presentaban como ideal de la democracia, requiere más que nunca del control del milico y exige que el ciudadano marque el paso como en el cuartel o el campo de concentración.
Por supuesto que son todas las grandes potencias las que mantienen el terrorismo de Estado en Palestina, que hacen explotar bombas contra la población en Ankara, que armaron y siguen apoyando al Estado Islámico, o que hacen las matanzas de la población civil (¡bombardeando hasta hospitales!) supuestamente luchando contra éste último en Siria, Afganistan, Irak... Más allá de las contradicciones, más allá de cada telaraña interimperialista...., detrás de cada bomba que estalla, de cada niño muerto en las calles de Gaza o de Libia, de Siria o Turquía, de Mexico o el Congo...está no solo Estados Unidos, Arabia Saudita e Israel, sino Francia, Inglaterra, Alemania, Turquía y la OTAN entera, así como también el Estado Ruso y Chino. En realidad cualquier enumeración de Estados criminales se queda corta, porque es el Estado mismo, el capital constituido en fuerza, quien masacra, lo que incluye a todos los Estados, o si se quiere, a todos los tentáculos locales del Estado mundial. Efectivamente hasta los Estados más chiquitos asumen ese papel como parte del Estado mundial, conformando (por ejemplo) los cuerpos de esos asesinos a sueldo que se llaman Cascos Azules de las Naciones Unidas, como pudieron constatar en carne propia los proletarios en Haiti.
Justamente hoy, cuando escribimos este editorial, es domingo 25 de octubre, y vemos que, como broche “final” a toda esa campaña de terrorismo de Estado en Haiti, el imperialismo festeja la fiesta democrática y financia las elecciones nacionales. Pero nos alegramos de enterarnos que haya habido manifestaciones de protesta en rechazo a ese regalo (financiamiento de las elecciones) que llevó personalmente el vicepresidente yanqui. La fiesta es solo para la clase en el poder, porque, como dijo ese promotor de democracia venido del Gran Gendarme del Norte, se trata de “afianzar las instituciones”, es decir consolidar el orden impuesto por la invasión y la represión internacional. El proletariado en ese país sabe perfectamente que la democracia real tiene más de terror de Estado que de confirmación electoral (que se vive internamente como una payasada espectacular para vender en el exterior), por más que esto sea lo que realmente esté festejando la democracia, la clase en el poder en Estados Unidos, Haiti y los países que intervinieron militarmente. Eso es lo único que puede “dar” el capital, más de lo mismo, más y mucha democracia blindada.
Antes pasaban muchísimos años antes que se supiera como el terrorismo internacional de Estado se imbricaba para torturar, asesinar y desaparecer, ahora las cosas parecen quedar más claras más rápido. La operación Cóndor, con la implicación total de Estados Unidos en los “escuadrones de la muerte” de cada ejército del Cono Sur, así como la contribución decisiva del Estado Francés, Español... (¡con gobierno de derecha y de izquierda!) en el terrorismo de Estado de Argentina, Chile, Uruguay, Paraguay, Brasil, Perú... solo se conoció años después. ¡Y hasta hoy se minimiza con la ideología de identificar imperialismo exclusivamente con los yanquis!
Algunas décadas después, el carácter abiertamente terrorista de Estado del capital en todas partes resulta más difícil de ocultar. Hoy, no cabe dudas de la participación activa, durante décadas, no solo de cada embajada, base o comando central de Estados Unidos digitando las fuerzas armadas locales en Mexico, Colombia, Guatemala..., sino de las mismas empresas multinacionales, como Exxon, Chevron/Texaco, Cocacola, Mac Donald...y hasta de la complicidad de todo eso con las organizaciones ecologistas como WWF, en la organización de escuadrones de la muerte y la desaparición de personas. Por supuesto que en esa imbricación de todas las capas del terrorismo de Estado mundial, siempre se verifica la importancia de las fuerzas “nacionales” como los parapoliciales de Uribe en Colombia, o los grupos ligados al poder gubernamental en Mexico/Guatemala..., así como la invariante participación de fuerzas mercenarias “libres” e independientes locales o “made in USA”, que se han expandido enormemente empujadas por el ilustre presidente Premio Nobel de la Paz. En los últimos tiempos, el terrorismo de Estado occidental y judeo cristiano, y sus oscuras alianzas con el islamismo radical, también ha resultado cada vez más abierto, comenzando por la propia acción terrorista de Israel en toda la región del Medio Oriente, pasando por el terrorismo de guerra abierta impuesto por Estados Unidos, Arabia Saudita y la OTAN en Irak, Libia, Siria, Afganistan..., siguiendo con los ataques terroristas con drones en diferentes partes del mundo o el apoyo, financiamiento y armamento de “Al Queda”, el Estado Islámico, fracciones Talibanes... por parte de Israel, la OTAN y el conjunto de potencias occidentales. ¿Cómo dudar todavía de que fue el mismo poder dominante en occidente los que hicieron los atentados en Ankara? ¿O acaso hay que esperar que se confirme, en 20 años, la pista israelí y/o norteamericana como sucedió con el AMIA en Buenos Aires?
Hoy se conocen, con lujos de detalles, como el bipartidismo yanqui financió guerras y masacres de civiles en Irak, en Afganistan...pagando decenas de miles de millones de dólares al mayor ejército privado del planeta, la empresa Blackwater Worldwide (rebautizada hoy para lavar su imágen como: XE Service), para liquidar seres humanos en su sugestiva campaña denominada: “construyendo democracia” en Irak. ¡Hasta se ha denunciado como un caso de “utilización indebida de fondos públicos” en el Congreso y en la prensa del imperio! ¡Resulta que el costo de cada asesinato es considerado excesivo por el demócrata parlamento yanqui!
Sin embargo todas esas masacres no han sido suficientes para provocar la revuelta proletaria capaz de parar las guerras. Porque las principales potencias que impulsan esas guerras todavía logran mantenerlas como guerras en “otra parte” y a los proletariados locales como si fueran ajenos a los asesinatos que hace su propio Estado. ¡Por eso siguen! Sólo cuando la lucha del proletariado reviente esa separación y la lucha contra el capital y sus guerras se generalice a los propios centros de la represión y terrorismo de Estado mundial, podremos invertir la relación de fuerzas mundiales.
Pero en última instancia es la catástrofe del capital, que amenaza la vida humana misma en todas partes, la que está en juego. La contradicción entre la ganancia del capital y la humanidad es cada vez más explosiva y ya no es viable que se le haga creer al proletariado que eso también es solo en “otra parte” . El proletariado en todas partes no tiene más remedio que salir a pelear por su vida, por su tierra, por su agua... Frente a ello la receta general de todos los Estados, del Estado a secas, es más represión, más milico, más control, en todas partes. El carácter blindado y asesino de la democracia se hace cada vez más evidente, al mismo ritmo que se va verificando que la tasa de ganancia del capital mata todos los días y en todos los países.
Todavía existe la ilusión de que en algunas partes no habrá hambre, que en algunas partes no se contaminará la vida o que el agua seguirá siendo potable a pesar de las compañías petroleras o Monsanto; que en otras partes se podrá mantener conformes a millones de seres humanos, que en ciertas regiones la democracia seguirá escondiendo sus milicos, o enviándolos a hacer “otra guerra” y se mantendrá como pura “elecciones y circo”.
Pero eso es pura ilusión. La catástrofe abarcará absolutamente todos los rincones, todos los seres humanos. El agua, la tierra, los océanos...el aire...no reconoce las fronteras que el capital ha creado...: toda la humanidad está amenazada. El ser humano mismo no tiene futuro con el capital. La próxima explosión financiera y económica dejará todavía más en evidencia el antagonismo entre capital y humanidad, el capital y su Estado no dejará de atacar a nada, ni a nadie. La democracia mostrará por todas partes su siniestra y profunda realidad de terrorismo de Estado. ¡La guerra del capital será cada vez más mundial! El proletariado está forzado a unificarse contra ese nuevo salto en el vacío del capital, que significará, en lo más inmediato, mayor austeridad, mayor catástrofe, mayor miseria, mayor destrucción de la vida en todas partes, mayor guerra y terrorismo de Estado....


Contra el terrorismo de Estado y la guerra imperialista,
que es lo único que se puede esperar de la sociedad del capital y su democracia,
la única alternativa
que puede afirmarse será,
una vez más,
la revolución social mundial.


Etiquetas: , , ,


miércoles, enero 13, 2016

Hail Bowie/Lemmy is dead 



Se murieron dos estrellas que nunca ocultaron su fascinación con la imaginería nacional-socialista.

La otra noche soñé que iba a una velada cultural con cena, donde el anfitrión era Erwin Robertson. Estaba lleno de fascistas, haciendo el saludo nazi, y en un momento me interrogaban acerca de lo que para mí significaba Oriente. Desperté agitado.

Unos días antes se había muerto Lemmy. Lo recordaré no tanto por "Ace of spades" o "Live me like a reptile" o "Dancing on your grave" (3 de mis hits favoritos de Motorhead), sino que por su participación en Hawkwind.

A Bowie lo hubiera homenajeado por sus albums con Eno, sobre todo "Low" (de 1977, la "fase berlinesa"), pero justo hace dos días me encontré con este interesante texto (y pocas horas después me enteré de su muerte ocurrida un día antes):

“(A Bowie) en Varsovia lo habían detenido en la aduana con una valija llena de objetos y recuerdos vinculados a Hitler, una figura que le resultaba fascinante (en 1974 lo había descrito como “la primera estrella de rock”), y a la que veía como empapada de otras fuerzas distintas a la mera  bajeza racista. Por la misma época sugirió que el Reino Unido en decadencia necesitaba una dictadura fascista que le infundiera una nueva vitalidad. Por todo esto fue que el naciente Frente Nacional lo ensalzó con entusiasmo en la revista de su organización juvenil Bulldog como “el gran padre del futurismo”” (David Stubbs, Future days: el krautrock y la construcción de la Alemania moderna, Buenos Aires, Caja Negra, 2015, pág. 385).

Etiquetas: ,


jueves, enero 07, 2016

bonito panorama para los viernes de enero 


Etiquetas: , , , , ,


martes, diciembre 29, 2015

Entre cuatro paredes 



Artículo 1º.- La actividad penitenciaria se regirá por las normas establecidas en el presente Reglamento y tendrá como fin primordial tanto la atención, custodia y asistencia de detenidos, sujetos a prisión preventiva y condenados, como la acción educativa necesaria para la reinserción social de los sentenciados a penas privativas de libertad o sustitutivas de ellas. 



 Artículo 2º.- Será principio rector de dicha actividad el antecedente que el interno se encuentra en una relación de derecho público con el Estado, de manera que fuera de los derechos perdidos o limitados por su detención, prisión preventiva o condena, su condición jurídica es idéntica a la de los ciudadanos libres. 


Artículo 3º.- Para los fines del presente Reglamento, las expresiones ''Administración  Penitenciaria'' y ''Administración'' se entenderán referidas a Gendarmería de Chile. 


Artículo 4º.- La actividad penitenciaria se desarrollará con las garantías y dentro de los límites establecidos por la Constitución Política de la República, los tratados internacionales ratificados por Chile y vigentes, las leyes y sus reglamentos y las sentencias judiciales.
     Los funcionarios que quebranten estos límites incurrirán en responsabilidad, de acuerdo con la legislación vigente.


Etiquetas: , , , ,


lunes, diciembre 28, 2015

Día de los inocentes 

Dos hermosos antídotos antinavideños:



1.- Los Residents con "Santa Dog", su doble single de 1972, entiendo que primera vez que usaron su famoso nombre. De ahí vino el album Meet the Residentes, y todas las joyas posteriores (Not Available, Third Reich and Roll, Fingerprince, Duck Stab, Eskimo, Commercial album y Mark of the Mole...). Por mí que lo hubieran dejado hasta ahí no más, o a lo sumo hasta God in 3 persons. Especial para escuchar con niños/as pequeños/as.

2.-  Flipper en vivo, para la navidad del año de mil novecientos ochenta y.....ehhhh, ah chucha, no lo encuentro. Cosas de Youtube, la otra vez estaba. Al final rompen todos los adornos navideños instalados en el escenario. Creo que fue hecho por la legendaria productora punk Target Video. Bueno....lo buscaré de nuevo otro día. Nos quedamos entonces con una versión en vivo de "Hard Cold Old World", y así nomás es la hueá: un frío y duro viejo mundo (bajo el cual yace uno nuevo según se dice pero...la verdad es que ya casi ni se percibe).

Etiquetas: , , , , ,


Democracia, libertad y comunidad humana (x A. Guillamón) 

Los izquierdistas de todos los colores quieren más democracia. Nosotros no.

Interesante texto de Agustín Guillamón, gentileza de un buen amigo, tomado de alasbarricadas.

--


Democracia, libertad y Comunidad humana

Agustín Guillamón
Barcelona, noviembre 2015
Sólo nos interesa la crítica de la democracia desde el punto de visa de su superación en la práctica de unas nuevas relaciones sociales de producción, que la despojen de su actual naturaleza de clase. Crítica de la democracia y crítica del totalitarismo son al mismo tiempo crítica de dos formas distintas pero complementarias de gobierno del capitalismo.
Se trata de vislumbrar las formas y el contenido de la auto-organización propias de un mundo sin clases, sin ejército ni policías ni fronteras, sin salariado ni capital, sin Estado. La democracia representativa es una forma alienada de la libertad humana.
Cuando hablamos de libertad, hablamos de la libertad de los esclavos asalariados, de la libertad de aquellos que no tenemos poder de decisión sobre las leyes, decretos o acuerdos que afectan a nuestra vida cotidiana y al futuro de nuestros hijos. Cuando hablamos de libertad hablamos de suprimir cualquier separación entre dirigentes y dirigidos, entre representantes y representados. Hablamos de la libertad de los excluidos y marginados del sistema. Hablamos de la libertad y del poder de decisión de la inmensa mayoría, actualmente ninguneada por unas periódicas elecciones de unos representantes que no nos representan.
Libertad y democracia son opuestas y contradictorias, porque la libertad es incompatible con la existencia del Estado. En el polo opuesto, el fascismo se opone a la democracia porque considera que ésta es incapaz de una defensa eficaz del Estado.
Los fundamentos de la democracia burguesa son la desigualdad económica y la explotación del trabajo asalariado. Si la emancipación de los trabajadores de la explotación capitalista ha de ser obra de los propios trabajadores, si los trabajadores han de emanciparse por sus propios medios, si nadie nos representa ni puede representarnos porque el sistema los convierte en defensores del sistema capitalista y de su lógica electoralista, ha llegado la hora de ejercer la democracia directadesde el poder de decisión sobre todo aquello que afecta a nuestras vidas y al futuro de nuestros hijos.
La revolución social consiste en crear nuevas relaciones sociales no mercantiles, de carácter cooperativo, solidario y fraternal. Ha de suprimir las divisiones empresariales, el dinero como mediador universal y el trabajo como actividad separada de la vida cotidiana. Es una tarea inmensa, pero también es un programa irrenunciable, porque es la única vía a un mundo humano y sostenible.
El parlamentarismo es el pacto y la negociación permanente que establecen entre sí los distintos partidos del capital para encontrar la gestión más adecuada y rentable del capitalismo, que una veces puede ser la democrática, otras la fascista y a veces una sabia combinación de ambas. Una organización revolucionaria de la clase explotada no puede ser parlamentaria, y en cuanto se hace parlamentaria deja de defender los intereses de la clase explotada.
Las elecciones democráticas disfrazan la brutal y permanente violencia política, social y económica de la burguesía contra el proletariado con una papeleta de voto, a la que se atribuyen poderes mágicos y que esconde la ilusión de poder cambiar “algo” por medios parlamentarios. El Estado aparece como un árbitro neutral, pero es sólo un disfraz fetichista que en momentos de crisis no puede ocultar que su papel no es, ni puede ser otro, que el de garante del sistema capitalista en contra de las revueltas y rebeliones del proletariado.
La ideología demócrata impone la ilusión de que la democracia es el conjunto de métodos, representatividad y derecho que aseguran y reglamentan la vida social de los ciudadanos libres. La representación parlamentaria se asienta sobre la ficción de que se abandona la violencia, que el Estado es un árbitro justo e imparcial y de que todos los ciudadanos son iguales ante la ley.
El discurso sobre la democracia y los derechos humanos aparecen como inapelables y destierran en teoría la violencia de las relaciones sociales, excepto cuando atañe a los intereses económicos, impuestos tiránicamente por el FMI o el Banco Mundial a pueblos y ciudadanos indefensos con durísimas medidas que afectan a su vida cotidiana y al futuro de las próximas generaciones.
La democracia burguesa se fundamenta en la existencia de individuos aislados, insolidarios y separados entre sí, en los que la libertad de cada individuo es delimitada por la libertad de otro individuo.
La libertad sólo puede expresarse desde la Comunidad humana, en el seno de una sociedad comunista, solidaria e igualitaria que, a día de hoy, jamás ha visto la luz en el planeta.
El comunismo presupone la destrucción del Estado, del dinero y de las empresas, esto es, de la separación entre productor y producción. La Comunidad humana no es democrática ni totalitaria; está más allá de la política. Se fundamenta en la desaparición de ese individuo egoísta, aislado e insolidario, propio de la sociedad burguesa y del capitalismo. Da paso al espécimen humano solidario, insertado en una colectividad, que coopera con los demás seres humanos y desea proteger a las generaciones futuras, sin más ambición ni perspectiva que el de conservar los recursos naturales y mejorar el porvenir de la especie, hoy amenazada de extinción.
Libertad y poder van íntimamente unidos. No hay libertad sin poder. Libertad es siempre el poder de decidir sobre todas aquellas cuestiones que afectan a nuestra vida cotidiana y al futuro de nuestros hijos. Libertad es siempre el poder de hacer cosas sin limitaciones por parte de organismos ajenos a la Comunidad humana, sin sumisiones a fetiches de ningún tipo, ya sean el Estado, la patria, el líder o la Sagrada Economía.
Libertad es el poder colectivo de acordar las prioridades y la satisfacción de las necesidades por parte de la Comunidad humana, fruto de la propensión de los humanos a asociarse y a transformarse en esa asociación.
Que las relaciones entre individuos en la sociedad capitalista otorgan el poder a determinados líderes para representarnos a todos y decidir sobre todo, en lugar de la mayoría. Esa representatividad eterna, esa delegación del poder de decidir se fija en formas permanentes de representación: las instituciones estatales. La existencia de ese poder institucionalizado es incompatible con la libertad. Estado y libertad son incompatibles. Individuo y libertad son polos opuestos, porque la individualidad egoísta es propia de la sociedad capitalista y de su separación de los individuos respecto a la Comunidad humana. La libertad sólo es posible en el seno de la comunidad, como partícipe de una colectividad en una sociedad comunista, como miembro de la especie humana.
La abolición del Estado supone oponerse a una sociedad en la que los diversos poderes están institucionalizados, centralizados y jerarquizados con el único objetivo de perpetuar la división de la sociedad en clases. Poder y libertad son inseparables. La libertad es el poder de actuar sobre la realidad y las condiciones de nuestra existencia para transformarla. La libertad no es una bella idea abstracta y luminosa, pero inoperante, sino una lucha constante, una organización eficiente y una conquista histórica. Un esclavo sólo puede ser libre cuando lucha por su libertad y en ese mismo combate, aunque perezca en la lucha.
La libertad es una idea que nace con la emancipación práctica del individuo en el seno de sociedades esclavizadas y autoritarias, que sólo alcanzará su objetivo y realización final en una sociedad sin clases y sin Estado en la que los individuos dejen de estar separados y enfrentados porque forman parte de la Comunidad humana en el seno de una sociedad comunista y solidaria.
La democracia es el terreno privilegiado de la contrarrevolución, donde los intereses divergentes de la sociedad capitalista se reconocen en su oposición, a condición de plegarse siempre al llamado “interés general”, esto es, al respeto al Estado como árbitro “neutral”. En sus comienzos la democracia sólo fue política y el Estado democrático aparecía como defensor de la comunidad de seres humanos creada por el sufragio universal. Su separación de la vida social era patente. El patrón se limitaba a comprar la fuerza de trabajo al menor coste posible, o a aumentar la jornada laboral sin aumentar los salarios. La principal intervención del Estado era la represión obrera.
Más tarde apareció el Estado del bienestar, y en tiempos de Bismarck el Estado ya aparecía como regulador e intermediario que aseguraba salarios, seguridad social, horarios de trabajo, así como una fuerte presencia de la socialdemocracia en el Parlamento que aseguraba la posibilidad de importantes reformas y la integración del movimiento obrero en la sociedad y el Estado alemán. El llamado Estado del bienestar alcanzó su cénit en Estados Unidos, Europa y Japón en los treinta años que siguieron al final de la Segunda guerra mundial. Capitalismo y democracia aparecían como el mejor de los mundos posibles en toda la historia de la humanidad: una sociedad imperfecta pero mejorable.
Tras la crisis de 2008, y la consiguiente depresión, el Estado del bienestar ha quebrado en todas partes y hoy los individuos están sometidos a influencias impersonales y deshumanizadas, que obedecen ciegamente a la lógica abstracta, incomprensible e irracional de la Sagrada Economía. Jamás los individuos se habían enfrentado a una dominación tan impersonal, omnipresente, ajena y extraña, tan intangible como la actual.
En otros tiempos se podía soñar con matar al tirano, e incluso a veces las grandes revoluciones lo hacían, como sucedió con Luis XVI. Hoy es una tontería creer que cambiaría algo derrocando o juzgando al tirano tal o cual, o a tal o cual líder. Sería un gesto tan inútil como votar a su favor o en su contra. Cuanto más impotente es el “ciudadano” para cambiar su vida cotidiana, más debe escenificarse la infinita conquista de derechos ficticios en el teatral escenario de las elecciones democráticas. Goza de especial relieve mediático y propagandístico la puesta en escena del derecho a designar a nuestros representantes en el municipio, las autonomías o el Estado. Representante que de hecho no representa nada ni a nadie, como no sea los intereses de los grandes grupos de presión (lobbies) o del interés general del capital financiero internacional.
Pero la gente sigue votando a sus representantes, incluso ilusionada cuando aparecen nuevas caras, ya que por lo menos se nos garantiza que no vivimos bajo una dictadura totalitaria donde el terror es permanente y se practica la tortura en los sótanos de los ministerios. Mejor la democracia que un terror policial y estatal evidente. Y es así como el terror domina incluso en territorios donde no se practica la tortura y en el pensamiento de individuos no amenazados. Por eso, en todos los países, surgen democráticas leyes mordaza que reducen a la nada derechos y libertades de expresión, de asociación, de manifestación, de sindicación y huelga… que protegen el derecho de nuestros representantes a representarnos y anularnos política y socialmente.


Etiquetas: , ,


martes, diciembre 22, 2015

Cassiber, Perfect Worlds (1986). 

Cassiber, Mundos Perfectos (1986).



Una vez a fines de los 80 iba caminando por fuera de la tienda de Discos Beat en la galería San Diego. Por los parlantes sonaba a un volumen brutal algo que desafiaba toda definición, y que me atraía enormemente. Entré y pregunté qué cresta era: “Cassiber” me respondió algo apáticamente el disquero, conocido por ser medio hostil antes de que le probaras tu buen gusto.  ¿Casino? Pensé mientras imaginaba la portada de un disco de Al Di Meola que lleva ese nombre, y que es tan feo que recuerda a una portada de Julio Iglesias, sentado en una silla, con pinta de viejo culiao. Pero no: era Cassiber, considerado por muchos como el supergrupo del Rock In Opposition, aunque en realidad, a diferencia de las bandas RIO más conocidas, esto no suena a una derivación del rock progresivo, sino que a algo mucho más original y propio de los 80, no de los 70.

Del RIO setentero tenían básicamente las mejores baquetas, con Chris Cutler (ex Henry Cow), y a eso unían  las personalidades y química de 3 alemanes muy singulares: Alfred “23” Harth en vientos, que le daba el fuerte toque de free jazz al ensamble, y la voz y guitarras de Christoph Anders, más la habilidad de Heiner Goebbels en teclados y samplers. Con esa formación grabaron los dos clásicos albums “Hombre o mono” (1982) y “La bella y la bestia” (1984). En cada uno de ellos conviven mucha improvisación, textos agudos y combativos, que crean un mundo de ultraizquierdismo, urgencia post punk, colisiones electroacústicas que ponen los pelos de punta, y por encima de todo eso el saxo tenor ayleriano pero a la vez bien propio de Harth. El resultado es algo vivo, humano, no una mierda intelectualoide o posmo como las que empezaron a abundar años después.  Basta para probar eso el final del Beauty and the beast, donde un tema bastante complejo con citas saxofonísticas al Ghosts de Ayler da paso a una de las más impresionantes versiones de “Al fin soy libre” de la banda Chic (que en general se asocia más bien a la música disco…). (También es interesante la versión del tema que hiciera en su momento Robert Wyatt).

No deja de ser curioso el que en un mundo que ha llegado a glorificar el llamado “krautrock” nadie hable mucho de esta enorme banda. Claro: como no tienen nada que ver con Bowie ni con Eno ni con Autobahn, y además eran muy marxistas, se les deja en un discreto, olvido. Tanto mejor! Muerte a los esnobs! Sobre todo si son veganos y venden cremas. 

En fin, dejando de lado el odio, quería hablarles de su tercer álbum, Perfect Worlds, de 1986. Para este tiempo Alfred Harth se había retirado, entonces quedan reducidos a un trío (al igual que en su último álbum, grabado en 1989, “A face we all know”, que es excelente también pero por alguna razón es mi menos favorito), lo cual en cierta forma los obliga a reinventarse un poco. Perfect Worlds es el álbum más breve (33 minutos y algo) pero tal vez es el más concentrado, el muestrario más definitivo de sus capacidades e inventiva tan particular. Arrancan con “Dust and ashes” (polvo y cenizas), inquieta y dinámica canción que cierra con lo que para alguien como yo es la perfección absoluta: aceleración rítmica cuasi hardcore punk, con saxo tenor chillando encima, a ocasión es gentileza no de Harth, sino que del mismísimo Anders. Anders grita “ladrones!, coleccionistas!, hocicones!, espías!”, con su voz que para algunos es un “gusto adquirido”, y que a mí siempre me encantó, sobre todo porque está siempre a medio camino de que a costa de gritar se quede sin voz. Esa cualidad se aprecia sobre todo en el último tema del disco, el verdadero himno “I tried to reach you” (traté de alcanzarte), incrementando los niveles de dramatismo que hacen que al auditor le entren ganas de llorar cada vez que Anders grita así.

Entremedio, ocurre de todo: Anders lee fragmentos de Robinson Crusoe en alemán mientras samplean partes de una sinfonía de Beethoven (track 2 : Crusoe´s landing), recitan repetidamentela expresión “Miracolo!” sobre un fondo bien extraño de voces que parecen imitar algún canto africano y un texto que entre otras cosas señala que la carne es mejor tratada que los pobres que no pueden conseguirla, se hace un llamado a entregar armas a los inocentes oprimidos (track 3: Prometheus, que es uno de los momentos más intensos, después de la relativa calma de Miracolo), en Sleep Armed nos anuncian que “lo peor está aún por venir”, siguen con In a room, donde describen minuciosamente los objetos dentro de una habitación (Congreso habrá copiado la idea a fines de los 80? Mmmmm. Habrá que comprobarlo), luego sigue Todo Día, y El espejo de Orfeo fusionado con I tried to reach you, y apenas se acaba uno quiere poner play de nuevo y no se aburre nunca de escuchar esta verdadera obra maestra. Si a Ud. no le gusta, entonces no hay nada más que hacer por Ud.

Se me olvidaba algo:


El dúo Goebbels/Harth, o sea, la mitad del Cassiber original, estuvo en Chile a mediados de los 80, y dieron un concierto organizado por el Goethe Institut. Había una grabación en caset de eso. Donde la tendré? Ni idea.  

Ver un concierto de Cassiber en Alemania en 1982. 

Etiquetas: , ,


This page is powered by Blogger. Isn't yours?