<$BlogRSDUrl$>

martes, enero 22, 2019

2&3 DORM N° 2 (o sea, el tercer número) online y a imprenta 


Había olvidado comentar que ya está lista la tercera versión de una de las mejores publicaciones de estos tiempos de mierda en que vivimos: 2&3 DORM.

Este es el índice de textos:


-Crisis y Crítica: Ajuste de cuentas (Segunda Parte)
-El espectáculo del mundial de fútbol y el espectacular futuro mundial
-Ret Marut: Una visión
-Vidas Perfectas
-¿El espectáculo de qué?
-representación o ideología / representación e ideología
-Trilogía Rusia
-Cartas sobre el triunfo de la civilización
-Estudios sobre la utopía en la sociedad arruinada


El cierre en esta ocasión es un poema de Sun Ra:


¡Contemplad! ¡Contemplad!
 El espejo del sonido . . . .
Siente así la emoción
De la imagen viva de ti . . .
El tú que nunca permitiste convertirse en una realidad.
¡Contemplad! La imagen viva de ti.
El ser viviente eterno . . . .
 El tú que buscas negar . . . . . . .
El tú . . que nunca permitiste
Convertirse en una realidad . . .
Escucha bien . . . .
Y oirás
De la mente sintonizada
De tu espíritu
El tú . . . que nunca permitiste convertirse
En una realidad viva . . . .
Busca en el aire vacío el amor
El amor habita en el otro lado
De la frontera
¡De la última posibilidad!

—Sun Ra

El número ya está subido a la página del proyecto, y se está circulando esta carta para encargar copias impresas:


Camaradas y amigxs:

 2&3 Dorm NUMERO 2 se acaba de ir a imprenta.

La revista, que tiene en total 72 páginas, será impresa en papel ahuesado de 90 g, portada de 240 g con termo-laminado mate y encuadernación hotmelt. Esta vez optamos por hacer solo 150 copias que serán impresas en Ciudad de México

No es tan difícil convencerse de que, a la larga, le estamos haciendo un favor a la madre naturaleza al no especular produciendo cantidades abstractas de papel. En ese sentido, aunque la mayor parte de estas 150 copias ya tienen destinatarix, un porcentaje está aún por encontrarlx. 

Como en otras ocasiones, el precio de distribución será equivalente al precio de costo de la revista, en este caso $50 pesos mexicanos por unidad. Entonces, para quienes estén interesadxs en conseguirla:
Pueden escribirnos a este mismo correo con sus pedidos y/o consultas.

Esperamos en 15 días hábiles más tener las revistas listas y empezar a despacharlas a sus respectivos destinos. No está demás recordar que en muchos casos es posible encontrar formas de ahorrar los costos de envío con el apoyo de camaradas trabajadores/viajerxs/nómadas. 

Para todxs aquellxs que ya nos escribieron pidiendo copias, pronto nos comunicaremos con ustedes para afinar detalles. 

Desde ya, muchas gracias por su tiempo e interés.

Salud,
2&3Dorm—

Etiquetas: , , ,


jueves, enero 17, 2019

A 100 años de la revolución alemana 


Comparada con la revolución rusa de 1917, no se sabe casi nada del proceso revolucionario en Alemania hacia 1918-1921, más allá de los asesinatos de los comunistas “espartaquistas” Liebknecht y Luxemburgo.

Además de recomendar la lectura del N° 10 de Anarquía & Comunismo, dedicado al “primer asalto”, hay un interesante programa de Anabasis dedicado al tema.

En cuanto a textos, creo que lo básico sería acudir a la presentación de Authier y Dauvé en el libro “Ni parlamento ni sindicato: ¡Los Consejos Obreros! Los comunistas de izquierda en la revolución alemana (1918-1922)”, publicado en español por ediciones Espartaco Internacional. De esa introducción titulada “El movimiento comunista en Alemania” he seleccionado una parte relativa al aplastamiento de la insurrección de enero, hace exactamente 100 años. Además, va el último texto de Rosa Luxemburgo, escrito en la víspera de su asesinato en manos de social-fascistas: “El orden reina en Berlín”.

Para hacerse una idea interesante de esos tiempos, aunque se sitúa unos pocos años después, habría que leer “Berlin Alexanderplatz” de Alfred Döblin, y/o ver la versión para serie de TV que hizo en los 80 Fassbinder. Düblin escribió además una trilogía sobre “Noviembre de 1918”, de la cual vi hace poco en el centro la segunda parte: “El pueblo traicionado”.

Banda sonora:

-Sobre el suicidio (Eisler) por Art Bears
-Oferta y Demanda, Dagmar Krause (canciones de Brecht, Eisler, Weill)
-Tanques de batalla, Dagmar Krause (canciones de Eisler)
-Berliner Requiem, Kurt Weill.

El enfrentamiento de enero de 1919 (primer fracaso de la revolución)

 El período comprendido entre enero y abril de 1919 no es más que una sucesión de insurrecciones y tomas de poder a escala local, aplastadas muy violentamente por los restos del ejército alemán que habían escapado al torbellino de la derrota y por los “cuerpos francos”, organizaciones militares de extrema derecha sostenidas bajo cuerda por el nuevo gobierno. La represión es dirigida por el Partido socialdemócrata, que obtiene en diciembre de 1918 la confianza del Congreso de los consejos y después, en enero de 1919, la del pueblo (por las elecciones a la Constituyente).

 En Berlín, la insurrección de enero (del 6 al 15) es motivada por la destitución del prefecto de policía Eichhorn, del USPD -Partido Socialista Independiente- (el cual se había proclamado como tal durante los acontecimientos de noviembre). Los revolucionarios se apoderan de toda la ciudad, pero se dividen inmediatamente. El USPD, que ha formado un comité insurreccional, entabla enseguida conversaciones con el Consejo de los comisarios, que ha huido fuera de Berlín, en lugar de organizar la lucha contra él.

Al principio, Luxemburgo y la dirección comunista en su conjunto condenan la insurrección, después se unen a ella pero sin querer tomar el poder (en la línea de ¿Qué quiere Spartacus?, como queda indicado más arriba). Liebknecht, sin que lo sepa la dirección, toma parte en el comité insurreccional del USPD, después es obligado a dimitir de él. Finalmente, la izquierda (proveniente del ISD -Socialistas internacionalistas de Alemania), no obstante ser fuerte, participa de modo dirigente en las diversas acciones militares pero no se decide a actuar por sí misma y a crear lo irreparable; necesitará varios meses para darse cuenta de ello. De este modo, mientras que las discusiones van a buen paso entre los insurrectos (y que sus jefes, en su conjunto, minimizan la insurrección, queriendo reducirla a un elemento de la política tradicional), la socialdemocracia (representada por el comisario del pueblo Gustav Noske) establece metódicamente su plan de reconquista de la capital. La represión ocasiona numerosos muertos (entre ellos, Luxemburgo y Liebknecht). A pesar de todo, este aplastamiento no parecerá suficiente y se asestará un nuevo golpe al proletariado berlinés dos meses después, en los combates de marzo. Estas dos acciones causarán varios miles de muertos, nada más que en Berlín. Es decir, enseguida más muertos que durante toda la revolución rusa de 1917.

Al mismo tiempo son aplastados los poderes proletarios locales: República socialista de Brunswick, República de los consejos de Bremen, así como las huelgas insurreccionales en el Ruhr y en Alemania central. En todas partes, los socialistas, a quienes los obreros revolucionarios dejan libertad de acción, los traicionan, preparando el terreno antes de la intervención de la fuerza armada. Pero durante los combates la democracia continúa a pleno rendimiento: nuevas elecciones a los consejos con vistas al II congreso pan-alemán de estos órganos en marzo de 1919, elecciones a los parlamentos locales de los diversos Estados de que se compone el Reich alemán. Casi siempre es el SPD -Partido Social Demócrata) quien detenta la mayoría absoluta, salvo en Sajonia oriental, donde es el USPD.

Pero un solo Estado se muestra insuficiente para domeñar una Alemania en estado de revolución: Francia ocupa la orilla izquierda del Rin, y el gobierno de Berlín prefiere no intervenir en Baviera mientras el movimiento no esté lo bastante dominado. En 1871 Bismarck había ayudado a Thiers a masacrar a los comuneros, devolviendo las armas modernas a los soldados que acababa de vencer. En 1918 la Francia victoriosa le devuelve el favor.

En Baviera es el USPD el que toma el poder pero no para hasta que organiza elecciones en las que, por lo demás, no obtiene más que el 2’5% de los votos, el 12 de enero de 1919. A pesar de todo, el asesinato de su jefe, Kurt Eisner, el 21 de febrero, aclara las relaciones de fuerza: los consejos toman el poder y la Dieta burguesa acabada de elegir se dispersa ella sola. Pero los consejos vuelven a pasar el poder a la Dieta con un gobierno SPD-USPD. Una fracción de este último partido toma poco después, el 7 de abril, la iniciativa de proclamar la República de los consejos de Baviera, por arriba. El gobierno socialdemócrata huye a Bamberg y comienza la guerra civil.

Los consejos se radicalizan, se desembarazan del USPD: es la segunda República de los consejos en la que participa el KPD -Partido Comunista de Alemania-. Los obreros forman un ejército rojo, a expensas de los patronos, haciéndose pagar las jornadas dedicadas al entrenamiento. No intentan verdaderamente atacar las relaciones sociales capitalistas, contentándose con encargarse de la gestión de la sociedad tal cual está e imponer algunas reformas en su favor. Son aplastados a principios de mayo de 1919.

--
"EL ORDEN REINA EN BERLÍN”

Rosa Luxemburgo, 14 de enero de 1919

"El orden reina en Varsovia", anunció el ministro Sebastiani a la Cámara de París en 1831 cuando, después de haber lanzado su terrible asalto sobre el barrio de Praga, la soldadesca de Paskievitch había entrado en la capital polaca para dar comienzo a su trabajo de verdugos contra los insurgentes.
"¡El orden reina en Berlín!", proclama triunfante la prensa burguesa, proclaman Ebert y Noske, proclaman los oficiales de las "tropas victoriosas2 a las que la chusma pequeñoburguesa de Berlín acoge en las calles agitando sus pañuelos y lanzando sus ¡hurras! La gloria y el honor de las armas alemanas se han salvado ante la historia mundial. Los lamentables vencidos de Flandes y de las Ardenas han restablecido su renombre con una brillante victoria sobre...los 300 "espartaquistas" del Vorwärts. Las gestas del primer y glorioso avance de las tropas alemanas sobre Bélgica, las gestas del general von Emmich, el vencedor de Lieja, palidecen ante las hazañas de Reinhardt y Cía., en las calles de Berlín. Parlamentarios que habían acudido a negociar la rendición del Vorwärts asesinados, destrozados a golpes de culata por la soldadesca gubernamental hasta el punto de que sus cadáveres eran completamente irreconocibles, prisioneros colgados de la pared y asesinados de tal forma que tenían el cráneo roto y la masa cerebral esparcida: ¿quién piensa ya a la vista de estas gloriosas hazañas en las vergonzosas derrotas ante franceses, ingleses y americanos? "Espartaco" se llama el enemigo y Berlín el lugar donde nuestros oficiales entienden que han de vencer. Noske, el "obrero", se llama el general que sabe organizar victorias allí donde Ludendorff ha fracasado.

¿Cómo no pensar aquí en la borrachera de victoria de la jauría que impuso el "orden" en París, en la bacanal de la burguesía sobre los cadáveres de los luchadores de la Comuna? ¡Esa misma burguesía que acaba de capitular vergonzosamente ante los prusianos y de abandonar la capital del país al enemigo exterior para poner pies en polvorosa como el último de los cobardes! Pero frente a los proletarios de París, hambrientos y mal armados, contra sus mujeres e hijos indefensos, ¡cómo volvía a florecer el coraje viril de los hijitos de la burguesía, de la "juventud dorada", de los oficiales! ¡Cómo se desató la bravura de esos hijos de Marte humillados poco antes ante el enemigo exterior ahora que se trataba de ser bestialmente crueles con indefensos, con prisioneros, con caídos!

"¡El orden reina en Varsovia!", "¡El orden reina en París!", "¡El orden reina en Berlín!", esto es lo que proclaman los guardianes del "orden" cada medio siglo de un centro a otro de la lucha histórico-mundial. Y esos eufóricos "vencedores" no se percatan de que un "orden" que periódicamente ha de ser mantenido con esas carnicerías sangrientas marcha ineluctablemente hacia su fin. ¿Qué ha sido esta última "Semana de Espartaco" en Berlín, qué ha traído consigo, qué enseñanzas nos aporta? Aun en medio de la lucha, en medio del clamor de victoria de la contrarrevolución han de hacer los proletarios revolucionarios el balance de lo acontecido, han de medir los acontecimientos y sus resultados según la gran medida de la historia. La revolución no tiene tiempo que perder, la revolución sigue avanzando hacia sus grandes metas aún por encima de las tumbas abiertas, por encima de las "victorias" y de las "derrotas". La primera tarea de los combatientes por el socialismo internacional es seguir con lucidez sus líneas de fuerza, sus caminos.

¿Podía esperarse una victoria definitiva del proletariado revolucionario en el presente enfrentamiento, podía esperarse la caída de los Ebert-Scheidemann y la instauración de la dictadura socialista? Desde luego que no si se toman en consideración la totalidad de los elementos que deciden sobre la cuestión. La herida abierta de la causa revolucionaria en el momento actual, la inmadurez política de la masa de los soldados, que todavía se dejan manipular por sus oficiales con fines antipopulares y contrarrevolucionarios, es ya una prueba de que en el presente choque no era posible esperar una victoria duradera de la revolución. Por otra parte, esta inmadurez del elemento militar no es sino un síntoma de la inmadurez general de la revolución alemana.

El campo, que es de donde procede un gran porcentaje de la masa de soldados, sigue sin estar apenas tocado por la revolución. Berlín sigue estando hasta ahora prácticamente asilado del resto del país. Es cierto que en provincias los centros revolucionarios -Renania, la costa norte, Braunschweig, Sajonia, Württemberg- están con cuerpo y alma al lado de los proletarios de Berlín. Pero lo que sobre todo falta es coordinación en la marcha hacia adelante, la acción común directa que le daría una eficacia incomparablemente superior a la ofensiva y a la rapidez de movilización de la clase obrera berlinesa. Por otra parte, las luchas económicas, la verdadera fuerza volcánica que impulsa hacia adelante la lucha de clases revolucionaria, están todavía -lo que no deja de tener profundas relaciones con las insuficiencias políticas de la revolución apuntadas- en su estadio inicial.

De todo esto se desprende que en este momento era imposible pensar en una victoria duradera y definitiva. ¿Ha sido por ello un "error" la lucha de la última semana? Sí, si se hubiera tratado meramente de una "ofensiva " intencionada, de lo que se llama un "putsch". Sin embargo, ¿cuál fue el punto de partida de la última semana de lucha? Al igual que en todos los casos anteriores, al igual que el 6 de diciembre y el 24 de diciembre: ¡una brutal provocación del gobierno! Igual que el baño de sangre a que fueron sometidos manifestantes indefensos de la Chausseestrasse e igual que la carnicería de los marineros, en esta ocasión el asalto a la jefatura de policía de Berlín fue la causa de todos los acontecimientos posteriores. La revolución no opera como le viene en gana, no marcha en campo abierto, según un plan inteligentemente concebido por los "estrategas". Sus enemigos también tienen la iniciativa, sí, y la emplean por regla general más que la misma revolución.

Ante el hecho de la descarada provocación por parte de los Ebert-Scheidemann, la clase obrera revolucionaria se vio obligada a recurrir a las armas. Para la revolución era una cuestión de honor dar inmediatamente la más enérgica respuesta al ataque, so pena de que la contrarrevolución se creciese con su nuevo paso adelante y de que las filas revolucionarias del proletariado y el crédito moral de la revolución alemana en la Internacional sufriesen grandes pérdidas.

Por lo demás, la inmediata resistencia que opusieron las masas berlinesas fue tan espontánea y llena de una energía tan evidente que la victoria moral estuvo desde el primer momento de parte de la "calle".

Pero hay una ley vital interna de la revolución que dice que nunca hay que pararse, sumirse en la inacción, en la pasividad después de haber dado un primer paso adelante. La mejor defensa es el ataque. Esta regla elemental de toda lucha rige sobre todos los pasos de la revolución. Era evidente -y haberlo comprendido así testimonia el sano instinto, la fuerza interior siempre dispuesta del proletariado berlinés- que no podía darse por satisfecho con reponer a Eichhorn en su puesto. Espontáneamente se lanzó a la ocupación de otros centros de poder de la contrarrevolución: la prensa burguesa, las agencias oficiosas de prensa, el Vorwärts. Todas estas medidas surgieron entre las masas a partir del convencimiento de que la contrarrevolución, por su parte, no se iba a conformar con la derrota sufrida, sino que iba a buscar una prueba de fuerza general.

Aquí también nos encontramos ante una de las grandes leyes históricas de la revolución frente a la que se estrellan todas las habilidades y sabidurías de los pequeños "revolucionarios" al estilo de los del USP, que en cada lucha sólo se afanan en buscar una cosa, pretextos para la retirada. Una vez que el problema fundamental de una revolución ha sido planteado con total claridad -y ese problema es en esta revolución el derrocamiento del gobierno Ebert-Scheidemann, en tanto que primer obstáculo para la victoria del socialismo- entonces ese problema no deja de aparecer una y otra vez en toda su actualidad y con la fatalidad de una ley natural; todo episodio aislado de la lucha hace aparecer el problema con todas sus dimensiones por poco preparada que esté la revolución para darle solución, por poco madura que sea todavía la situación. "¡Abajo Ebert-Scheidemann!", es la consigna que aparece inevitablemente a cada crisis revolucionaria en tanto que única fórmula que agota todos los conflictos parciales y que, por su lógica interna, se quiera o no, empuja todo episodio de lucha a sus más extremas consecuencias.

De esta contradicción entre el carácter extremo de las tareas a realizar y la inmadurez de las condiciones previas para su solución en la fase inicial del desarrollo revolucionario resulta que cada lucha se salda formalmente con una derrota. ¡Pero la revolución es la única forma de "guerra" -también es ésta una ley muy peculiar de ella- en la que la victoria final sólo puede ser preparada a través de una serie de "derrotas"!

¿Qué nos enseña toda la historia de las revoluciones modernas y del socialismo? La primera llamarada de la lucha de clases en Europa, el levantamiento de los tejedores de seda de Lyon en 1831, acabó con una severa derrota. El movimiento cartista en Inglaterra también acabó con una derrota. La insurrección del proletariado de París, en los días de junio de 1848, finalizó con una derrota asoladora. La Comuna de París se cerró con una terrible derrota. Todo el camino que conduce al socialismo -si se consideran las luchas revolucionarias- está sembrado de grandes derrotas.

Y, sin embargo, ¡ese mismo camino conduce, paso a paso, ineluctablemente, a la victoria final! ¡Dónde estaríamos nosotros hoy sin esas "derrotas", de las que hemos sacado conocimiento, fuerza, idealismo! Hoy, que hemos llegado extraordinariamente cerca de la batalla final de la lucha de clases del proletariado, nos apoyamos directamente en esas derrotas y no podemos renunciar ni a una sola de ellas, todas forman parte de nuestra fuerza y nuestra claridad en cuanto a las metas a alcanzar.

Las luchas revolucionarias son justo lo opuesto a las luchas parlamentarias. En Alemania hemos tenido, a lo largo de cuatro decenios, sonoras "victorias" parlamentarias, íbamos precisamente de victoria en victoria. Y el resultado de todo ello fue, cuando llegó el día de la gran prueba histórica, cuando llegó el 4 de agosto de 1914, una aniquiladora derrota política y moral, un naufragio inaudito, una bancarrota sin precedentes. Las revoluciones, por el contrario, no nos han aportado hasta ahora sino graves derrotas, pero esas derrotas inevitables han ido acumulando una tras otra la necesaria garantía de que alcanzaremos la victoria final en el futuro.

¡Pero con una condición! Es necesario indagar en qué condiciones se han producido en cada caso las derrotas. La derrota, ¿ha sobrevenido porque la energía combativa de las masas se ha estrellado contra las barreras de unas condiciones históricas inmaduras o se ha debido a la tibieza, a la indecisión, a la debilidad interna que ha acabado paralizando la acción revolucionaria?

Ejemplos clásicos de ambas posibilidades son, respectivamente, la revolución de febrero en Francia y la revolución de marzo alemana. La heroica acción del proletariado de París en 1848 ha sido fuente viva de energía de clase para todo el proletariado internacional. por el contrario las miserias de la revolución de marzo en Alemania han entorpecido la marcha de todo el moderno desarrollo alemán igual que una bola de hierro atada a los pies. Han ejercido su influencia a lo largo de toda la particular historia de la Socialdemocracia oficial alemana llegando incluso a repercutir en los más recientes acontecimientos de la revolución alemana, incluso en la dramática crisis que acabamos de vivir.

¿Qué podemos decir de la derrota sufrida en esta llamada Semana de Espartaco a la luz de las cuestiones históricas aludidas más arriba? ¿Ha sido una derrota causada por el ímpetu de la energía revolucionaria chocando contra la inmadurez de la situación o se ha debido a las debilidades e indecisiones de nuestra acción?

¡Las dos cosas a la vez! El carácter doble de esta crisis, la contradicción entre la intervención ofensiva, llena de fuerza, decidida, de las masas berlinesas y la indecisión, las vacilaciones, la timidez de la dirección ha sido uno de los datos peculiares del más reciente episodio.

La dirección ha fracasado. Pero la dirección puede y debe ser creada de nuevo por las masas y a partir de las masas. Las masas son lo decisivo, ellas son la roca sobre la que se basa la victoria final de la revolución. Las masas han estado a la altura, ellas han hecho de esta "derrota" una pieza más de esa serie de derrotas históricas que constituyen el orgullo y la fuerza del socialismo internacional. Y por eso, del tronco de esta "derrota" florecerá la victoria futura.

"¡El orden reina en Berlín!", ¡esbirros estúpidos! Vuestro orden está edificado sobre arena. La revolución, mañana ya "se elevará de nuevo con estruendo hacia lo alto" y proclamará, para terror vuestro, entre sonido de trompetas:

¡Fui, soy y seré!

Etiquetas: , ,


martes, enero 15, 2019

Tocatas: Ignorantes en Hangar Subterráneo/otra tocata este viernes en Espacio 56 



Tengo el cuerpo aún un poco adolorido por haber pogueado como si tuviera 21 años menos en la tocata de Enfermos Terminales/Toxik Riot/Ignorantes, el domingo pasado en el Hangar Subterráneo. (También estaba anunciado El Incendiario, aunque nunca llegó).  Pero valió la pena.

Observé a Enfermos desde una terraza. Extraña vista, pues sólo veía una franja corta del escenario, pero Patán me vio desde ahí, mientras fluían las cervezas por todos los costados. Bajamos con mi hermosa acompañante a observar de cerca a Toxic Riot, que generó bastante entusiasmo entre toda la tropa de mohicanos ahí presentes. La voz de Vale, que en esta ocasión lucía una polera de Anti-Cimex, es bastante llamativa, como que le sale directo de la garganta, a lo Lemmy Motorhead (RIP). Crestas simples, dobles y triples en el resto de la banda, con un bajista que he visto también en la banda Suburbia, con toques más “new wave”. 

Entremedio de las bandas, ameniza con una fina selección de vinilos clásicos del punk rock uno de los amigos de la Federación de Pincha Discos, que ya había visto en la tocata a beneficio de dicha federación en Comercio Atlético, en octubre del año pasado.

Siendo no tan tarde, Ignorantes sale a escena.

Esta vez Ignorantes sí que tocó en formato cuarteto, entonces pude apreciar todo el carisma de su vocalista dedicado sólo a cantar y no a aporrear al mismo tiempo la batería. Tocaron todos sus hits, coreados por una marea humana bastante festiva, aunque hubo un par de conatos de pugilato que  afortunadamente no pasaron a mayores.  

Incluso tocaron un tema que era bastante distinto a su tupa tupa más usual, con unas líneas descendentes en el bajo, el vocalista gritando por sobre la base, y una guitarra que por momentos enmudeció totalmente, mientras su ejecutante descansaba acostado en el escenario, para luego proceder a ir agregando de a poco guitarrazos sueltos (¿es mi impresión o este cabro toca sin uñeta, arañando las 6 cuerdas directamente con los dedos y uñas de su mano derecha?). El efecto era bastante interesante, recordando un poco las embestidas clásicas de Killing Joke, o incluso cosas más oscuras como No Trend o Stickmen with Rayguns. Creo que por ese lado los Ignorantes tienen toda una veta a explorar.

Cuando tocaron “Reivindicaciones Mugrosas” el vocalista la dedicó con “saludos al Frente Amplio”. La letra es tan certera que la reproduzco entera:

“Luchar por reivindicaciones sociales, es suplicar por migajas, lucha para destruir esta sociedad, que de sociedad no tiene nada.
Deja de rogarle a masones y católicos para entrar en sus universidades, cuando seas una oveja trabajando en sus empresas, vas a rogar por reajustes salariales.
Los ricos se ríen a carcajadas, mientras marchas por el centro, exigiendo miserables demandas, huyendo de la policía que tú mismo pagas.
En vez de protestar contra el gobierno, deja de darles el derecho a gobernarte, al poder no hay que quitarle, al poder hay que dejar de darle”.

Aunque parece que mi memoria me traiciona, y la dedicatoria fue cuando empezaban con “No estoy pidiendo”. En fin, cualquiera de las dos es totalmente aplicable a toda la izquierda político/social:

“No estoy pidiendo ser escuchado
No estoy pidiendo entretenimiento
No estoy pidiendo ayuda del estado
No estoy pidiendo días de arresto
No estoy pidiendo más oportunidades
No estoy pidiendo entrar en tus universidades
No estoy pidiendo más democracia
No estoy pidiendo que me regales una plaza
A los que dominan les gusta que les pidas, quieren tenernos a todos de rodillas, hazlo por ti mismo defiéndete solo, destruye, saquea, acaba con todo!!!”.

Eso lo tomé de youtube, pero falta una parte brillante donde dicen “No estoy pidiendo juicio y castigo No estoy pidiendo que castiguen a mis enemigos”

Difícil encontrar un textos más genuinamente insurreccionales. Y he ahí lo que a mi juicio es la mayor gracia de la banda: su lírica incendiaria y sin piedad con nada, sobre una base de pogo punk correcta e intensamente ejecutado. No se necesita más.

He aquí en breve registro de la banda interpretando "Olor a cuero rancio, vino y raja" en medio de la algarabía general. Si reconoce a este humilde cronista en medio del pogo gana premio.

Aireándonos y humectándonos en masa a la salida del local, un cabro me dice: “¡Ustedes deberían haber tocado con ellos!”. (Por “ustedes” se refería a Disturbio Menor). Le dije que ya habíamos tocado juntos en Puerto Montt, y que vamos a tocar con Manual de Combate y otras bandas este viernes que viene.


Por cierto, los Ignorantes habían leído el reviú de la tocata de Puerto Montt publicada en estas páginas, aunque no sabían quién lo había escrito. ¡Tanto mejor! Así es posible apreciar la escritura sin prejuicios. Por supuesto que al bajista le había encantado la alusión a las líneas de Jah Wobble en PIL: ¡a quién no!

La noche empezó a caer sobre la enorme y gris metrópolis, y con mi compañera y tres amigos, dos de ellos puntarenenses, nos alejamos de ahí, no sin antes pasar por el último six pack de cerveza Escudo (con 34% más) en una de las tantas botillerías del barrio. Llegando a Matta está justo en el paradero el bus 506, con mi acompañante trotamos hacia él y nos fuimos rápido a buscar a nuestro hijo y descansar, que es lo que se supone uno debiera hacer todos los domingos.

(Todavía me quedan dos latas de esas en el refrigerador. Más rato las mato: no son para mí, son para la calor).

Etiquetas: , , , , ,


martes, enero 08, 2019

Hardy Fox (RIP)/Discos Beat/Faust 1 



-Los Residents….la banda anónima más famosa del mundo…Pero con el tiempo se fueron confirmando las sospechas acerca de que los miembros de la Cryptic Corporation eran los mismos personajes tras el curioso cuarteto. Puede que sí, puede que no. Como un viejo fan de la banda (aunque creo que perdieron su encanto a medida que iban usando más tecnología) siempre respeté su anonimato y no estuve interesado en saber quiénes eran (las teorías iban desde afirmar que eran los Beatles, hasta una bien absurda que decía que el Rey Momo David Byrne estaba tras ellos: mmmm).
Como sea, todo indica uno de ellos murió a fines del 2018: Hardy Fox. A los 73 años.

Mi hijo vio en el Persa Bío Bío la gráfica del BigBubble, la parte 4 de la Trilogía Mole, y dijo: ¡al fin una foto de los Residents!


-Vayan a visitar Discos Beat en segundo piso de Galería san Diego: el Tavo sigue ahí, abriendo todos los días como a las 11, aunque no siempre se queda mucho rato. Tiene discos de Malalche y de Agrupación Ciudadanos para quienes se atrevan a llegar hasta allá, huyendo del calor, y teniendo en cuenta la gran cantidad de bares proletarios que aún quedan en el entorno inmediato.



-Del folleto de una edición en CD de Faust 1 y Faust-So Far:

Werner "Zappi" Diermaier sobre la grabación del primer album:

“El lado A lo construimos. En el otro lado fue cuando fumamos mucho hachís y bebimos harto alcohol. Teníamos que tener listo el disco en tres días. Fue divertido”

Demás que sí. Pero me gustaría haber visto la cara de los ejecutivos del sello, a quienes habían convencido de invertir en esta banda porque eran “los nuevos Beatles”. Ja ja ja.

Etiquetas: , , , ,


lunes, diciembre 31, 2018

El 2018 en una imagen (y una canción sobre el último día del año) 


no sé quién sacó esta foto. la tomé de la prensa burguesa. es la imagen que mejor expresa de manera concentrada la psicogeografía metropolitana de la represión.

miles se concentran en Plaza Baquedano por el asesinato de Camilo Catrillanca, y aunque están en la vereda, la policía los agrede con armas químicas. se inicia una batalla que dura varias horas.

la policía se esfuerza en que las mercancías humanas sigan circulando en auto, metro y Transantiago.

Canon, WOM y Huawei dominan la escena desde arriba de los edificios.

el último día del año....por la Brigada Juvenil.

Etiquetas: , , , , , , ,


lunes, diciembre 24, 2018

Extraña victoria: 3 postales sobre el último paro portuario 


Extraña…”Victoria” (?)
3 postales sobre el paro portuario:

(2018)

1.- Relato de un participante de la lucha en Valparaíso

Tomamos la decisión de que íbamos a salir igual a la calle, para mantener encendida la lucha y que todos se dieran cuenta que no íbamos a parar noche y día. Pero la idea era prender el fuego y volverse al sindicato, no íbamos a pelear con los pacos ni nada.

Llegó un momento en que íbamos volviéndonos al sindicato, que algunos cabros empezaron a decir que había orden de desalojo y que los pacos iban a entrar. En el ajetreo de todo lo que pasaba, casi nadie le prestó atención a eso y seguimos intentando retroceder ordenados, cosa de poder quedarnos en el sindicato y que los pacos se fueran.

Pero llegaron como 4 buses de pacos. Llegó un momento en que nos dimos cuenta que en las 4 esquinas del sindicato habían operativos completos: zorrillos, guanacos, micros llenas. Estábamos entero rodeados y éramos pocos en realidad, no más de 50.

Entonces, llegó un momento en que decidimos entrar, bloquear el sindicato y quedarnos adentro.

Pero los pacos se bajaron de las micros, se formaron y comenzaron a avanzar al sindicato. Se pegaron a sus paredes y caminaban como pejesapos por las rocas, bien pegados y mirando para todos lados. Nosotros dimos la alerta y todos los que estábamos dentro nos dijmos que los pacos no iban a entrar.

Primero intentaron abrir la reja pacos a pie, pero recibieron una lluvia de piedras, fierros, escombros y de todo. Nosotros estábamos detrás de la reja, casi cara a cara, les gritábamos de todo y ellos tenían miedo. Los mirábamos a la cara y retrocedían, se daban órdenes entre ellos, avanzaban y volvían a retroceder. Los cabros en los pisos de arriba tenían un diluvio de cosas que caían.

Así que los pacos a pie se fueron, y ahí llegó el zorrillo que empezó a chocar directamente la reja, dimos la voz para arriba para que se prepararan a resistir en los otros pisos porque ya iban a entrar.

Cuando sacaron la reja y reventaron las puertas les seguimos peleando para que no entraran, pero llenaron todo de lacrimógenas. Siguió la pelea en el segundo piso, después en el tercer piso. Les bloqueamos las escaleras con mesas y sillas, pero seguían tirando gas. Ahí fue que subimos al techo.

Cuando estábamos en el techo lo primero que decidimos es que no nos iban a bajar. Íbamos a pelear hasta la muerte, todos estaban decididos a eso. Sabíamos que si nos atrapaban, la lucha se terminaba. No íbamos a dejar que eso pasara.

Mientras que todo eso pasaba varios compañeros dieron la voz de alarma a los demás sindicatos y a todos los que apoyaban, y los cabros que se habían quedado afuera empezaron a organizar más protestas en la calle.

Nosotros veíamos todo desde arriba, así que vimos cómo la calle se empezaba a llenar de más compañeros que salían de todos lados, por Errázuriz, por Blanco, por Cochrane, por todo el barrio puerto.

En un momento un compañero nos dijo que si nos pillaban nos iban a procesar por molotov, y eran al menos 5 años en la cárcel. Estábamos más que decididos, ninguno iba a caer. Además, nos llegó la información que habían detenidos y que los habían golpeado, que no habían pasado ni a constatar lesiones.

Hasta que un compañero gritó una noticia: ¡hay tres puertos parados!

Ahí nos dimos cuenta de todo: esto ya era un escándalo nacional. Ahí supimos que esto no se iba a quedar así y que ya iban a llegar a ayudarnos. Nos dimos cuenta de que todo dependía de nuestro aguante, y todo el caos que había se convirtió en algarabía, en la moral por el cielo, el pecho inflado como nunca. Abajo en las calles la lucha seguía.

Después llegaron más noticias: eran 7 puertos parados. Supimos que veían bajando universitarios a apoyarnos.

Acordamos el plan de salida: solamente íbamos a bajar con una negociación. No nos íbamos a bajar hasta que no hubiera ni un paco en el sindicato y un montón de gente viniera a recibirnos.

Veíamos las noticias y estábamos en todos lados. Entonces supimos que la Unión Portuaria estaba casi entera paralizada, y que San Antonio también había parado. Nos dimos cuenta entonces que el intento de reventarnos les había fallado, que habíamos resistido, que la lucha seguía. Sacamos en conclusión que todo venía del Gobierno, que la orden la dio la Gobernadora regional y que juntos con los Von Appen habían intentado ponerle fin a la lucha reprimiéndonos, pero les salió el tiro por la culata. ¡Ahora había un Paro Nacional!

Como todos los cabros son buenos para la machina, para inventar maniobras para hacer la pega, rápidamente inventamos un sistema para que nos subieran comida y ropa, porque además sabíamos que los pacos estaban saqueando el casino y no iba a quedar nada. Organizamos el uso de los celulares, para no quedar incomunicados, y todos los compañeros pudieron comunicarse con sus seres queridos, e incluso decidimos grabar un video y enviar un mensaje para afuera.

Nos dijeron que los compañeros del Terminal 2 TCVAL, que ya no estaban en paro, estaban organizando salir a defender el Sindicato. Y así fue. Tipo 11 de la noche, los compañeros que iban saliendo del turno salieron todos en cuadrillas, avanzaron por la Plaza Sotomayor y se dirigieron
por Errázuriz y Blanco, enfrentando a los pacos y haciéndolos retroceder, para llegar al sindicato. La calle entera ya era nuestra.

Después supimos que los dirigentes traidores del sindicato habían ido a mentir, a decir que los trabajadores de Ultraport se estaban agarrando a combos con los de TCVAL, para generar división y que los de TCVAL no apoyaran. Pero nada de eso les resultó, los compañeros declararon de
nuevo el paro en el T2 y se sumaron a la lucha por defender el sindicato. ¡Somos todos portuarios!

En un momento de todo esto, había una concentración de gente en la esquina de Blanco con Sotomayor, y vimos cómo un auto gris apareció rápido, aceleró y atropelló a la gente, salió una persona por los aires y una parte del grupo salió esparcida por la calle. Los compañeros abajo
intentaron detener el auto, le llegó una lluvia de palos y piedras, pero no se trizó ningún vidrio. Mientras aceleraba para arrancar, un zorrillo aceleró contra la gente para cubrirle la salida al auto, que arrancó por Blanco en dirección a la Aduana.

Todos vimos que fue intencional, el tipo les tiró el auto encima. Era gente que nos apoyaba. La rabia que había era tanto, que algunos compañeros estaban decididos a bajar y enfrentarse a los pacos que había en el Sindicato y que se resolviera todo ahí mismo, pasara lo que pasara.

Pero sabíamos que era una provocación. Al rato después supimos que entre las víctimas habían compañeros y también una universitaria, que estaba mal, y la rabia no podía contenerse. En ese momento la Plaza Sotomayor era epicentro de una batalla campal entre cientos de personas y los pacos, que iban y venían por todos lados.

Los gritos desde arriba eran juramentos: ¡les vamos a ganar! ¡a los Von Appen les vamos a ganar! ¡a los pacos les vamos a ganar! ¡al Gobierno les vamos a ganar!

Mientras escuchábamos los cacerolazos en los cerros, y los sindicatos, universitarios y hasta Los Panzers del Wanderers organizaban convertir todo esto en una jornada de lucha organizada, bajando en ese momento al barrio puerto, llamando a estar temprano al otro día, organizando dónde y a qué hora llegar.

Hasta que ocurrió lo que esperábamos: nos dijeron que los paco se iban.
Abajo apareció la prensa, abogados, dirigentes.

Primero desaparecieron los guanacos y zorrillos de la calle, y al rato unas micros vinieron a buscar a los pacos que estaban dentro del sindicato. Bajamos del techo y el casino estaba lleno de compañeros recibiéndonos, todos felices y gritando. En el primer piso habían familiares, amigos, más trabajadores, la calle estaba llena.

Todos supimos entonces que estábamos haciendo historia, que 28 portuarios habíamos resistido el asalto y el sitio de los pacos, que habíamos ganado una batalla, que nos habían intentado reventar pero se tuvieron que retirar, y ahora había un paro nacional.

¡Vamos a ganar! ¡¡¡A los Von Appen les vamos a ganar!!!
¡¡¡Los vamos a doblegar, como sea lo vamos a hacer!!!

(1903)

2.- Comunicado publicado en sitio ComunidaddeLucha (traducido al inglés en Ediciones Inéditos).

Agitación en los Puertos de $hile

Más de un mes se mantuvieron en huelga lxs trabajadorxs portuarixs en Valparaíso, en conflicto directo con la empresa TPS, por exigencias en materia de turnos, seguridad laboral y mejoras salariales. Ante la negativa patronal a responder los petitorios, los medios de lucha fueron continuamente radicalizándose a la par de una represión estatal cada vez más dura, llegando al violento desalojo del sindicato de estibadores de la ciudad.

Históricamente, los puertos chilenos han visto desarrollarse un fuerte movimiento obrero, que a menudo ha desbordado las formas de lucha sindicales para combatir a la patronal. Su posición clave en la economía capitalista, en el corazón del flujo de grandes volúmenes de mercancías entre $hile y el resto del mundo, les hace ser vistos con temor por el empresariado local, especialmente por aquel que controla los puertos, por lo que el Estado (que es siempre el Estado de la clase dominante) a través de su policía se apura en reprimir y aislar todo conflicto en este sector. Por otra parte, el mismo factor hace también de estos hermanxs de clase un blanco para las maniobras políticas de quienes, con un discurso izquierdista, y concibiendo al socialismo como una forma alternativa de gestión capitalista, juzgan la importancia de ciertos sectores del proletariado no por su negatividad radical entre sus propias vidas y la producción de valor, sino por el rol que juegan dentro de la economía capitalista. Pero serán las mismas necesidades de la lucha por afirmar los genuinos intereses de nuestra clase las que harán frente a la represión y a la manipulación: la tenacidad en el combate de lxs portuarixs en Valparaíso y la rabia frente a la represión desatada, despierta la solidaridad activa en todos los puertos del país, que se rodean de barricadas y ven proliferar ataques a la policía.

En cada conflicto abierto entre los intereses inmediatos del proletariado y las necesidades de acumulación de la clase capitalista, se expresa nuestra potencialidad revolucionaria. La lucha trae a la superficie la negación profunda y radical de todo este sistema de muerte. Así, a partir de un petitorio considerado “local”, la extensión de la solidaridad proletaria y del enfrentamiento directo con la represión estatal abre grietas por las que se afirma la autonomía de nuestra clase y la necesidad de combatir ya no por mejoras particulares, que solo extienden nuestra agonía en la sociedad del capital, sino por una nueva comunidad humana sin explotación ni dominación de ningún tipo. Para esto, el movimiento debe ser eficaz tanto en combatir a la represión del Estado, sin miramientos ni respeto por la legalidad burguesa, así como en evitar la manipulación por parte de diversas fracciones políticas que no son más que agentes del Capital presentadas como “defensoras de los derechos de los trabajadores”.

El mismo movimiento debe sacudirse también de todo ropaje reaccionario, del discurso nacionalista, de la identidad obrerista, y de la tentación de personificar en los rostros más detestables la responsabilidad exclusiva de lo que es la imposición de toda una relación social. No es posible que, si los empresarios acusan a estas movilizaciones de dañar la economía nacional, la defensa oficial de los sectores movilizados se plantee en el mismo lenguaje de nuestros amos, tratando de convencerlos de que “en realidad sí queremos a nuestra patria y estas luchas afirman la economía” o de reclamar un “empresariado consciente”. ¡A no caer en estas trampas! No tenemos ningún interés en servir a ningún país. Todas las fronteras fueron gestadas para mayor beneficio de sus clases dominantes. Y es precisamente contra la Economía misma, que subordina toda nuestra existencia como proletarixs a su perpetuación, que nuestras luchas deben alzarse.

¡SOLIDARIDAD CON LOS PROLETARIXS QUE INCENDIAN LOS PUERTOS AFIRMANDO SUS NECESIDADES HUMANAS!
¡A DESARROLLAR Y AFIRMAR LA AUTONOMÍA DE CLASE CONTRA TODOS LOS AGENTES DEL CAPITAL!
¡LAS LUCHAS PROLETARIAS DE HOY SON LA PRE-FIGURACIÓN DE LAS LUCHAS DEL MAÑANA!


3.- Texto anónimo difundido justo tras terminar abruptamente el paro por un acuerdo entre sindicato, gobierno y empleadores.


"La huelga en el puerto de Valparaíso  terminó en el momento en que, al menos en apariencia, la combatividad de los trabajadores estaba en su punto más alto.


¿Terminó por desgaste? Puede que hubiese desgaste y que haya sido difícil percibirlo en medio de tantas expresiones de alegre combatividad transmitidas en video por las redes sociales.

¿Terminó por la "traición de los representantes sindicales"? No parece tratarse de eso. Los representantes admiten que la propuesta aceptada es apenas "un poco mejor que la anterior", y si bien hay quienes les reprochan que ésta se ratificó a las 2 de la madrugada en una asamblea donde había sólo 130 personas, también podemos preguntarnos qué les pasa a unos obreros convertidos en foco de atención internacional por su tenacidad, que no asisten a la asamblea más importante del movimiento sin importar a qué hora se haya realizado.

¿Terminó la huelga porque prolongarla habría sido en la práctica boicotear la puesta en escena sentimental-comercial de la navidad y el año nuevo en el puerto, lo cual habría puesto sobre los trabajadores una presión tremenda que tal vez no están dispuestos a sostener? ¿Quizás sienten que eso habría sido llevar las cosas demasiado lejos? Es difícil saberlo sin estar ahí, pero de ser así no creo que nadie debiera sorprenderse mucho. Si han aceptado a Pablo Klimpel como dirigente durante dos años y como vocero en esta huelga, no es precisamente porque en sus corazones se agite una violenta hostilidad hacia los valores dominantes en esta sociedad, ni porque les anime una firme voluntad de ir más allá de las buenas costumbres y de lo políticamente correcto. Si se han ausentado de la asamblea en que debía decidirse la continuación o no de la huelga, dejando todo en manos de sus representantes entre los que hay un vocero adicto al Frente Amplio, no es que estén precisamente intentando llevar este episodio de la lucha de clases a un nivel insurreccional.

La huelga terminó y como resultado los trabajadores recibieron hace unas horas un préstamo (sí, oyeron bien: ¡un préstamo!) de 550 mil pesos, más un "aguinaldo" (un obsequio de navidad hecho por sus patrones) de 75 mil pesos. El próximo lunes recibirían una Giftcard por 250 mil. Para los estibadores este fin de semana no está transcurriendo como cualquier otro, de eso podemos estar seguros, y en los días venideros los veremos ejercer junto con el resto de la ciudadanía su derecho a estresarse haciendo frenéticas compras navideñas de última hora, para soltar la presión una semana después en la catarsis orgiástica de ver esfumarse una cifra más en la contabilidad de los años de miseria y opresión sin sentido.

¿Tienen los trabajadores del puerto merecidas las migajas que sus patrones les han arrojado al suelo para que dejen de voltear los tarros de basura, y asi todos puedan brindar en la misma fiesta, gritando de alegría a la vista de unos explosivos que estallan lejos del suelo? Quién sabe. Augusto Blanqui, que entendía de estas cosas, dijo una vez: "con su duro pan se comerán su duro desengaño".>>

Etiquetas: , , , , , , ,


jueves, diciembre 20, 2018

SOTITO: CUENTA REGRESIVA/SUSPENDIDO ESTRUENDO EN VALPO./DISTURBIO MENOR EN CHILLÁN/ NOSTÁLGICO SOY MÁS PELIGROSO 

1.- Cuenta regresiva para la renuncia de Hermes Soto. ¿Se hará por ahí por el mediodía? ¿Y a quien van a poner ahora?

Alternativas:

a) un ladrón,
b) un asesino,
c) un montajista,
d) un regente de prostíbulo
e) todas las anteriores



2.- Su suspende hasta nuevo aviso el lanzamiento de "Estruendo", por el Gran Paro Portuario.



Por que las tempestades son también inciertas, decidimos suspender el lanzamiento que teníamos programado para mañana jueves 20 de diciembre en Valparaiso, debido al paro portuario y la agitación relativa al mismo que alegremente se ha tomado la ciudad completa.
Suspendemos en Valparaiso. Lanzamiento del libro “Estruendo” de Julio Cortes, esperando reagendar pronto para alguna fecha, tanto en el puerto como en la capital.
El libro en cuestión, esta disponible a la venta directamente a nosotros, sino también en la Librería del GAM (Santiago),Librería En El Blanco (Valparaiso), entre otros puestos de distribución.
Von Appen…Quien siembra vientos cosecha tempestades
Editorial Tempestades
Diciembre 2018


3.- Finalmente ya está en youtube el registro completo de la presentación de Disturbio Menor en Chillán el pasado 3 de noviembre, gentileza de Identidades Audiovisuales.



4.- Y además se publicó el texto de Pablo Abufom en el librito rojo de DM que ya circula en su segunda edición. Voy a dejar algunas de las que quedan en la disquería Tres Oídos, Torres de Tajamear, esta misma tarde.

Nostálgico, soy más peligroso. Disturbio Menor y la memoria del futuro


El punk es siempre una historia de juventud. A los 14 años me dieron una copia de un cassette de los Dead Kennedys, Plastic Surgery Disasters (Alternative Tentacles 1982). Una de esas copias que incluían obsesivamente el listado de canciones, el título correctamente escrito y cada lado bien identificado. Recuerdo perfectamente mi sensación al escucharlo. “Esto es punk”, me dije. Esta creatividad, esta potencia, este sarcasmo politizador. Sonaba muy distinto a todo lo que había escuchado hasta ese momento, sonaba como eso que andaba buscando: un ruido que fuera al mismo tiempo una metralleta.
Yo vivía en Quillota, una antigua ciudad de provincia en la que no era difícil sentirse “solo, pero tan rodeado de gente” (“Escape”). Debe haber sido un año después de devorarme ese disco de los DK, mientras asistía ávido de música nueva a alguna de las emisiones del programa “Palta Rock” que conducían Lilian Navia y Andrea Peña en la Radio Quillota, que recibí de manos de Andrea un regalo que cambiaría una vez más mi percepción del punk y su potencial creativo. Se trataba de un original del split Vamos bien, mañana mejor de Disturbio Menor y Enfermos Terminales (Masapunk, 1997). Ignoraba en ese entonces el significado que tendría este regalo el resto de mi vida.
Recuerdo perfectamente el momento en que, mientras sonaba el lado de Disturbio Menor en el equipo de música, desplegaba el inserto con las letras. Mi mayor asombro fue cuando encontré un listado de sellos, publicaciones, editoriales y organizaciones punks y anarquistas que, al parecer, formaban parte del trasfondo de esta música implacable. Comprendí inmediatamente que allí había un mensaje político que potenciaba la rabia y la crítica de las letras. Ese mensaje era la existencia de una comunidad internacional de personas y grupos afines al anarquismo, cuyo hilo conductor era un ímpetu contracultural. A fines de los 90, en Chile, desde la sequía cultural de la provincia, cualquiera que soñara con una vida intensa, destructiva del régimen y creadora de una vida nueva, no podía sino enamorarse de esa idea. Creo que ese mismo día me puse a escribir una carta a alguna de las direcciones que salía en el inserto. No sé si la envié alguna vez. Solo sé que nunca me volví a sentir solo.
Muchos aprendimos nuestras primeras lecciones políticas en la escena punk. Creíamos que se trataba del contenido de las letras, pero las más profundas las adquirimos en la vida comunitaria de las tocatas, la solidaridad internacional y la experiencia general de la resistencia contracultural. Ese ha sido el contenido político más profundo del punk, y la democracia de su música sencilla o la rabia de su performance gritona han sido su forma sublime.
Disturbio Menor, al igual que casi todo lo creado en los 90, supo expresar perfectamente su momento histórico. ¿Cuántos de nosotros comprendimos la naturaleza de la integración regional y la irónica posición de Chile en el mercado internacional al escuchar y repetir la letra de “Nos está quedando chica, Sudamérica”? En plena crisis de 1981-1982, el aparato comunicacional de la dictadura decía “Vamos bien, mañana mejor”, y en 1997 este cassette nos recordaba la impecable continuidad entre esos días y los días de la “crisis asiática”. A 10 años de la Gran Recesión que comenzó en 2008, volvemos a encontrarnos a esos gobernantes que, entre decretos y declaraciones indignantes parecen decirnos: “manejo bien mi arma por salvar nuestra nación” (“Armado y Sin Cerebro”). Son las armas del ataque constante a quienes vivimos de nuestro trabajo, del nacionalismo contra nuestros hermanos y hermanas latinoamericanas, y de la cristiandad contra las mujeres y la disidencia sexual, y su nación es el capital, todos abominables blancos de la crítica contracultural de Disturbio Menor.
En esos años, frases como “lúcido soy más peligroso” (“Lúcido”) interpretaban a la perfección mi intuición (que era, sin saberlo, tradicionalmente anarcosindicalista) sobre los estragos que causaba en el pensamiento y la acción crítica un consumo abusivo de sustancias. Hoy, aunque conservo ese escepticismo por la celebración evasiva de las drogas, creo que Disturbio Menor, y todo el punk de los noventa, nos hablaban de otro tipo de lucidez, aquella que en la estela de Walter Benjamin, Mark Fisher, y sobre todo del feminismo chileno de estos días, no deja nunca de abrir los ojos al pasado de las luchas por el futuro, lo que algunas compañeras han llamado “la memoria del futuro”, que inunda cada tanto las luchas del presente.
Sumergirnos en la nostalgia puede y debe ser una meditación rabiosa sobre la historia. En una época en que la parálisis publicitaria del eterno presente capitalista nos ofrece un tiempo cultural vacío y homogéneo, se vuelve muy valiosa la obra de bandas como Disturbio Menor y Redención 911, que en esos años fueron la memoria viva de las promesas que ninguna transición democrática pudo haber cumplido sin enfrentar derechamente los rasgos estructurales del capitalismo chileno. Las palabras de “Escape”, la última canción, que siempre resonaba mucho más allá del fin de la cinta, resumen plenamente lo que quiero decir aquí. Veinte años después, los “recuerdos y esperanzas / de un lugar que albergó tus sueños” son al mismo tiempo estas canciones infatigables y las dolorosas luchas de los ochenta y noventa. Como si se superpusieran dimensiones de la historia, la nostalgia por la potencia irrecuperable que tuvo el punk en esos años formativos, es al mismo tiempo una nostalgia por el futuro que nos prometimos en cada experiencia colectiva contracultural.
Veinte años después, no escucho estas canciones como si fueran un artefacto de mi prehistoria. Más bien vuelvo a ellas en busca de los mandatos que heredé de los entonces jóvenes militantes de esta antigua lucha: “tengo esperanzas y aún respiro / en vez de retroceder voy más al frente”. ¿Cómo iba a imaginar que un cassette rojinegro abriría tantos caminos para seguir adelante? Recuerdo haber leído detalladamente cada palabra del inserto. Aparecían los nombres de algunas de las personas que luego se convirtieron en amigos y camaradas muy queridos, de quienes aprendí lecciones invaluables que me acompañan hasta el día de hoy: que nuestra meta no era solo crear instancias efímeras de placer estético, sino espacios permanentes para la construcción social, que el impulso identitario de la escena punk era pura derrota si no lo transformábamos en un mensaje político para todos y todas, que las prácticas individuales no valían de nada si no respondían a las necesidades de nuestro pueblo, que nuestros granos de arena contraculturales podían y debían formar parte de una marea internacional e internacionalista.
Uno de los riesgos de que la historia la construyan los pueblos es que siempre puede ser peor. No hay garantías en el horizonte. La actualidad del capitalismo ha destruido los sentidos comunes que acompañaron a la idea de futuro durante los siglos XIX y XX: humanidad, progreso y utopía. Nos hallamos ante un desierto de futuros perdidos, todavía carentes de las herramientas que nos permitan hallar el agua subterránea que alimentará los prados revolucionarios sobre los que construiremos recuerdos, esperanzas y sueños. No hay vuelta atrás, no podemos recuperar el futuro tal como solíamos imaginarlo. Solo nos queda, como venimos haciendo desde 1997, detenernos frente al abismo del porvenir y gritar: “me emociono / y aún sonrío!”.
[Este texto fue publicado de manera anónima en un folleto con las letras de Disturbio Menor y otros textos sobre la banda, que volvió al escenario el día 5 de octubre de 2018, 21 años después de sus últimos conciertos]

Etiquetas: , , ,


This page is powered by Blogger. Isn't yours?